Plough Logo

Shopping Cart

  Ver carrito

Subtotal:

Caja
Sun shining on beach grasses

La voluntad de Dios es lo mejor

por Johann Christoph Blumhardt

0 Comentarios
0 Comentarios
0 Comentarios
    Enviar

Ahora escuchen esto, ustedes que dicen: «Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad, pasaremos allí un año, haremos negocios y ganaremos dinero.» ¡Y eso que ni siquiera saben qué sucederá mañana! ¿Qué es su vida? Ustedes son como la niebla, que aparece por un momento y luego se desvanece. Más bien, debieran decir: «Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.» Pero ahora se jactan en sus fanfarronerías. Toda esta jactancia es mala. Así que comete pecado todo el que sabe hacer el bien y no lo hace.

Santiago 4:13-17

No debemos decirle a Dios qué hacer. Mucho menos debemos persistir en orar hasta que el Señor finalmente nos escuche. Tal «fe» es resistencia o incluso un acto de desafío al Señor. Aunque incluyamos las palabras «si es la voluntad del Señor» en nuestras oraciones, es una farsa. Si somos honestos, con frecuencia incluimos esas palabras solo porque sabemos que se supone lo hagamos. Pero en realidad no queremos que se cumpla la voluntad de Dios.

Cuando oramos que se haga la voluntad de Dios, debemos estar interna e incondicionalmente dispuestos a aceptar su voluntad. No está bien pedir constante y expresamente que nuestra salud, o la salud de alguien más, sea restaurada, en especial cuando las condiciones parecen empeorar cada vez más. Orar sin cesar no le sirve a nadie, sobre todo a nosotros o a otros que están enfermos. Solo incrementa nuestra tensión e inquietud, y entorpece nuestra vida espiritual.

Si somos honestos, con frecuencia incluimos «si es la voluntad del Señor» en nuestras oraciones solo porque sabemos que se supone lo hagamos.

Esto no significa que debemos darnos por vencidos. A veces Dios permite que las condiciones empeoren (él sabe por qué) antes de que finalmente nos brinde ayuda. Lo que quiero decir es que debemos volvernos más apacibles y resignados en nuestras oraciones por la sanación y la salud. La voluntad de Dios es lo que importa. Y la verdadera resignación y sumisión a la voluntad de Dios pone todo en sus manos, para que su ayuda, cuando llegue y como venga, pueda venir en los términos de Dios, no en los nuestros.

También es mejor no hablar demasiado de morir o no morir. Cada una de nuestras vidas es una niebla. Aquí debemos volvernos aún más tranquilos y esperar en silencio por lo que el Señor tenga en mente. Si la muerte llama a la puerta, debemos preparar nuestros corazones para la vida o la muerte (Filipenses 1:20-26). Si alguien que conoces está enfrentando una situación similar, ayúdale a resignarse y aceptar lo que Dios tenga en mente. De todos modos, ninguno de nosotros sabe lo que el mañana traerá. Debemos preparar nuestros corazones, entonces todo estará bien. Dios imparte su gracia a los humildes, y de hecho aquellos que son más humildes y hacen la voluntad de Dios recibirán abundante gracia.

Sun shining on beach grasses
Contribuido por Johann Christoph Blumhardt Johann Christoph Blumhardt

El Blumhardt mayor, Johann Christoph (1805-80), estudió para el ministerio reformado y, después de un breve plazo como ejecutivo de una sociedad misionera, se hizo pastor en Möttlingen, pueblo casi desconocido en el sur de Alemania. Él continuó su ministerio hasta su muerte en 1880.

Aprender más
0 Comentarios