Plough Logo

Shopping Cart

0 item items

Su carrito está vacío, pero no por mucho tiempo…

      Ver carrito

    Subtotal: $

    Caja
    Detail from a painting by Aivazovsky showing a ship in the high seas at sunset.

    Tu corazón está seguro en él

    por Johann Christoph Blumhardt

    3 Comentarios
    3 Comentarios
    3 Comentarios
      Enviar
    • Doris n Bonilla Aviles

      Excelente escrito y verdadero muy bonito.gracias

    • Liana

      Muy buena lectura, gracias por la guia espiritual

    • José Augusto Alcaráz

      Muy buena lectura y muy sabias palabras, hoy me comprometo a dar y entregar a Jesucristo mi corazón y toda mi vida. Bendiciones!!

    Dame, hijo mío, tu corazón y no pierdas de vista mis caminos. —Proverbios 23:26

    En el fondo, ¿qué quiere el Señor de nosotros?: nuestros corazones. Actuar o vivir un poco decentemente aquí y allá, sentirnos bien con nuestras virtudes y logros, andar por la vida siendo admirados, nada de esto es lo que el Señor quiere. Dios quiere tu corazón, te quiere a ti, a tu ser verdadero. Lo que importa en definitiva es que lo ames a él, que es misericordioso, y que él tenga todo tu corazón.

    El corazón que se esfuerza por el bien busca a Dios. Tal corazón se hace feliz por el milagro de su gracia. La gracia de Dios siempre se concede al corazón que lo busca, y cuando llega el auxilio, tu corazón será inundado con más amor, y te sentirás liberado de todo lo que te ata y te impide ser auténtico. Serás verdaderamente gozoso, podrás dar o retener libremente todo lo que pida el Espíritu. Ya no sentirás la necesidad de compararte a nada ni a nadie, porque tu amor por Dios, a quien perteneces, te hará mantenerte firme. Tu corazón latirá por lo que agrada a Dios, y se dolerá por todo lo que se haga contra él.

    Feliz y seguro es aquel que ha dado todo su corazón a Dios. Qué simple es esto si solo miramos a Jesús, el Hijo de Dios y nuestro hermano, cuyo corazón puro se extiende hacia nosotros.

    Si no das tu corazón a Jesús, eventualmente quedarás desconcertado con lo que la vida te da, especialmente cuando las cosas andan mal o cuando tengas que sufrir. No podrás discernir hacia dónde Dios te está guiando. Y serás tentado a murmurar, quejarte y amargarte. No solo verás las cosas desde una perspectiva humana, sino que te arriesgarás a caer en la duda y la incredulidad. Toda tu bondad, todo tu esfuerzo espiritual, quedará en la nada.

    Feliz y seguro es aquel que ha dado todo su corazón a Dios. 

    Dios quiere que te regocijes en su voluntad, así que acéptala con humildad y agradecimiento. Cuando posea tu corazón, te guiará, no por las circunstancias ni por eventos convulsos que te presionan, sino por su Palabra. Sabrás cómo aceptar lo que Dios te envía, porque habrás dejado de tener una voluntad independiente y de actuar por tu cuenta.

    Aprende a darle de nuevo a Dios tu amor y tu corazón cada día, para que sus caminos, aunque sean duros, no parezcan extraños ni desagradables. Rinde tu corazón y deleita tus ojos en sus caminos, sin importar lo que pueda o no pueda sucederte.


    Traducción de Raúl Serradell

    Este artículo es un capítulo del libro El Dios que sana.

    Detail from a painting by Aivazovsky showing a ship in the high seas at sunset.

    Ivan Aivazovsky, American Shipping off the Rock of Gibraltar, 1873
    Ver imagen entera

    Contribuido por Johann Christoph Blumhardt Johann Christoph Blumhardt

    El Blumhardt mayor, Johann Christoph (1805-80), estudió para el ministerio reformado y, después de un breve plazo como ejecutivo de una sociedad misionera, se hizo pastor en Möttlingen, pueblo casi desconocido en el sur de Alemania. Él continuó su ministerio hasta su muerte en 1880.

    Aprender más
    3 Comentarios