Pheasant feather

El amor de Dios avanza con valentía entre nosotros los pecadores, que gemimos en la muerte. El amor de Dios, que se volvió plenamente humano, se derrama en nuestros corazones. Jesús quiere que nosotros y toda la gente conozca que él es el amor ilimitado de Dios. Con este amor quiere ser la llama por la que seremos purificados. Porque solo el amor nos recibe en su juicio. Es el amor que quiere liberarnos de todo lo que nos esclaviza y nos hace infelices.

Fuente: Se acerca el día