lit lantern

Dios trabaja en nosotros y entonces nosotros trabajamos para Él. Si Él ha hecho una obra en nosotros, nosotros ciertamente debemos ir y trabajar para otros. Un hombre debe tener esta salvación, y debe conocerla, antes de que él pueda trabajar para la salvación de otros.

Fuente: La gracia soberana