pine cones

La fe es un don más valioso que oro. No podemos darla a otras personas por nuestro propio esfuerzo, pero sí podemos orar para que Dios la regale a nuestros hermanos y hermanas.


Fuente: The Reckless Way of Love