winterberry

Esperanza. ¡Qué palabra tan hermosa y complicada! Es hermosa cuando el objeto de tu esperanza es confiable, pero lleva un sentido incierto cuando no es así. La clave de la esperanza de David está en su objeto. Puso toda su esperanza en el Señor. El resultado fue que él logró la estabilidad que buscaba. «… Puso mis pies sobre una roca, y me plantó en terreno firme» (Ps 10:2). David mismo no lo logró por sus propios esfuerzos. Dios ya había provisto todo lo que David necesitaba en medio de la incertidumbre. David tenía que apropiarse de la provisión de Dios.

Fuente: Nada Me Faltará 30 meditaciones sobre salmos de esperanza