white shell

A través del sufrimiento el corazón se estira y engrandece. Pero, ¡ay de la agonía de este engrandecimiento del corazón para que uno pueda estar preparado para entrar en la angustia de los demás!… Como dogma, la cruz es especulación sin dolor alguno; como sufrimiento vivo, la cruz es angustia y gloria. Sin embargo, Dios, del patrón de su propio corazón, ha plantado la cruz en el camino de la santa obediencia. Establece en los corazones de aquellos a quienes ama el milagro de la disposición de acoger el sufrimiento y reconocerlo por lo que es —el sello final de su amor misericordioso.

Fuente: La riqueza de los años