shell18

De modo que una espiritualidad netamente cristiana, tal como la encontramos reflejada en la comunidad mesiánica primitiva, antes que nada, está enraizada en el Dios de la gracia, y se expresa concretamente en el seguimiento de Jesús. Implica vivir toda la vida en el poder del Espíritu de Jesucristo mismo. Una auténtica espiritualidad cristiana es nutrida y compartida en el contexto de la comunidad del Cristo viviente. «Aquello del santo solitario» es una anomalía en la perspectiva bíblica. Finalmente, una espiritualidad plenamente cristiana se encarna en misión, en la misión de Dios en el mundo, llevada a cabo con una claridad única por Jesús de Nazaret y en el poder y la inspiración del Espíritu Santo.

Fuente: Convivencia Radical: Espiritualidad para el Siglo 21