granite pebble

La Evangelización no existe. Existe ese hombre que debe reconocerse con dignidad “imagen y semejanza”; ese hombre que debe llenar su retina con la visión de su destino de plenitud en el amor, la libertad y la verdad; existe el cristiano que vive esa visión real y hacia la cual dirige todas sus fuerzas con otros hombres, con los cuales van dando al mundo garantías de ese destino.

Fuente: Buscando a Dios entre los pobres