shell17

Nadie puede vivir sin amor. Los que no tienen amor envejecen y mueren; en verdad, ya están muertos. Allí donde el amor enferma y degenera, la vida más íntima está envenenada. Quienes permiten que el deseo y el anhelo ardientes del amor no sean usados sufren la pérdida de su posesión más preciosa. En lo más profundo todos nosotros nos preocupamos por el amor. Todos nosotros sentimos que el amor es nuestro destino.

Fuente: Amor divino y amor humano