black Euphaedra butterfly

La reforma que necesitamos es una iglesia re-formada de santos. La disolución cultural de Occidente excluye la argumentación para convencer a la gente a convertirse a la fe. Muy pocas personas van a dejarse convencer por argumentos religiosos en un mundo que acepta «tu verdad» y «mi verdad», pero no la verdad. Sí, la iglesia necesita teólogos. Sí, la iglesia necesita hombres y mujeres plenamente catequizados que puedan presentar argumentos convincentes, pero lo que la iglesia reformada del siglo xxi más necesita son testigos: hombres y mujeres ardiendo con un celo misionero, porque han sido aceptados por el amor de Cristo y tienen la pasión para compartir ese amor con los demás; hombres y mujeres que ven el mundo a través de una óptica bíblica; hombres y mujeres santificados por los sacramentos; hombres y mujeres que saben, como san Pablo, que las tribulaciones de la era presente están preparando dentro de la ecclesia semper reformanda un «eterno peso de gloria».

Fuente: Re-formando la Iglesia