Honeycomb

Simple y apostólica misión no necesita amplias aulas ni grandes conferencias. Es cosa mucho más sencilla. Consiste en encontrar el hilo vivo que conduce de persona a persona, de casa a casa, de una ciudad a la otra. Significa dar con los rastros de Jesucristo para descubrir por donde fue, en tal forma que nosotros podamos encontrar el lugar mismo donde Él había estado. Y dar con este lugar es pura gracia.

Fuente: Una misión al mundo entero