pinenewgrowth

Una comunidad se convierte verdaderamente en una y resulta radiante cuando todos sus miembros tienen un sentimiento de urgencia. En el mundo hay demasiada gente sin esperanza, demasiados gritos sin respuestas, demasiadas personas que mueren en su soledad. Cuando los miembros de una comunidad entienden que no están ahí para ellos mismos ni por su propia pequeña santificación sino para acoger el don de Dios y para que Dios venga a calmar la sed de los sedientos, viven plenamente la comunidad. La comunidad ha de ser la luz en un mundo de tinieblas, un manantial en la Iglesia y para todos los hombres. No hay derecho a estar tibio.

Fuente: Comunidad: Lugar de perdón y fiesta