Cracked nuts

Tanto Jesús, como Juan Bautista, declaran que la participación en este reino mesiánico presupone un arrepentimiento radical. Lejos de ser meros remordimientos de consciencia, o sentir tristeza por nuestras faltas, o “hacer penitencia” a la manera tradicional popular, se trata de una reorientación radical hacia la vida. Es un volver a Dios y a su intención para la vida humana expresada ya en la alianza hecha con su pueblo y ahora a punto de ser renovada en la persona del Mesías que viene a establecer el renovado de Dios. Se trata de cambios fundamentales que afectan las mismas raíces de la vida social. En su Evangelio, Lucas ofrece algunos ejemplos concretos de lo que este arrepentimiento implica.

Fuente: Embajadores de paz