Volcanic Rock

Con la certeza de la victoria, los cristianos que se reunían para la cena del Señor, percibían la alarmante pregunta de Satanás y la muerte: «¿Quién es el que nos despoja de nuestro poder? —Ellos respondían con júbilo—: ¡Aquí está Cristo, el crucificado!» Cuando se proclama la muerte de Cristo en esta comida, significa que su resurrección se hace realidad y que la vida se transforma. Su poder victorioso se consuma en su sufrimiento y muerte, en su resurrección de la muerte y su ascensión al trono, y en su segunda venida. Porque lo que Cristo ha hecho lo hace una y otra vez en su iglesia. Su victoria se perfecciona. El diablo —aterrorizado— debe renunciar a su dominio. El dragón de siete cabezas ha sido derrotado y el veneno del mal ha quedado destruido.

Fuente: El mensaje de la Iglesia primitiva