hawthorne branch

La piedra se movió, la muerte explotó en mil pedazos
y la vida se abrió paso. Jesús se levantó.
El amor prevaleció, y el dolor fue un efímero instante.
Las manos levantadas, los ojos de llorar cesaron
y de luz de resurrección se iluminaron.

La esperanza no es de color verde, es de color de cielo.
El amor no es de color rojo, es de luz divina y transparente…
 y una voz retumbante se escuchó:
“¿Por qué buscáis a los vivos entre los muertos?”

¡Vamos, Dios venció la muerte!
Y espera que tú también resucites.
Te espera con los brazos abiertos
y te entrega una bandera de luz
para que la enarboles en tus días siguientes.

Fuente: Extractos de “Resurrección”