brambleleaves2

Señor, bastante habéis hecho: habéis penado
como un santo; cuantas faltas hayáis cometido
ya están reparadas. Vuestra penitencia
supera con creces el pecado. Terminad
imitando a los cielos: olvidad vuestro daño
y, como ellos, perdonaos a vos mismo.

Fuente: Cuento de invierno, Acto V, Escena I