Plough Logo

Shopping Cart

  Ver carrito

Subtotal:

Caja
green and blue

Un padre para cada niño

por Johann Christoph Arnold

Otros idiomas: 한국어, English

4 Comentarios
4 Comentarios
4 Comentarios
    Enviar
  • Rosita

    Dios nuestro Padre, primer ejemplo de amor fiel y sin limites, los siga inspirando y animando a escribir mas seguido estos mensajes de sabiduria y amor que de recibe de Los padres de familia. Que hermosa historia real y llena de entusiasmo. Dios lo colme de paz

  • César Augusto Salazar Antón

    honrra a tu padre y a tu madre, q es el primer mandamiento con promesa; para q te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.

  • ARLINA GOMEZ

    UN ESCRITO MUY BONITO Y LLENO DE VERDADES, ESPERO EN EL SENOR LE LLEGUE A MUCHOS PADRES. QUE EN ESTE TIEMPO NECESITAN ORIENTACION. POR LO PRONTO SE LO HE ENVIADO A MI ESPOSO QUE ESTA LEJOS Y LO CONSIDERO MUY BUEN PADRE.

  • francisco

    muy bueno.

Aunque fue escrito en el 2012, el mensaje de este artículo es tan oportuno que lo hemos publicado otra vez. Si usted lo leyó en años pasados, comparta el enlace con algún papá que necesita ser alentado.

Escribir sobre el día de la madre es alegría. Sin embargo, escribir sobre el día del padre es más triste y difícil. Hoy en día más de la mitad de los niños estadounidenses pasan por lo menos una parte de su infancia viviendo separados del papá. ¿Cómo podemos hacerle justicia al día del padre en una sociedad donde la ausencia del padre aumenta?

Yo tuve un buen padre, y aunque se ausentaba mucho debido a tareas pastorales, yo sabía que él me amaba; además estableció fuertes límites, me enseñó a amar y a respetar a mi madre. Él era un líder y un ejemplo a seguir. Yo creía que él era capaz de hacer cualquier cosa que se proponía.

Yo llevo casado 46 años y mis ocho hijos ya son adultos, y aunque quería ser un buen padre, no siempre lo fui. Sin embargo, con 42 nietos y los muchos niños con quienes me encuentro todos los días, ¡aprovecho cada oportunidad para recuperar el tiempo perdido!

En la Biblia, el quinto mandamiento nos pide honrar a ambos padre y madre, y dice que las cosas saldrán bien cuando prestamos atención a esta regla. Sin embargo, ¿cómo puede espera un padre ser honrado; es decir: amado y respetado —si no vive una vida digna de esto?

Si un hombre es perezoso, deshonesto, inmoral e indeciso, nada mejor podemos esperar de sus hijos. Por otro lado, un padre que ama y respeta a su esposa, —que guía con decisión y dedicación a su familia— es el mejor regalo que un niño puede tener. La estabilidad emocional del niño o la niña depende del ejemplo de su padre; ejemplo que debe estar presente desde el principio, porque los primeros cinco años en la vida de un niño son los más formativos.

Desde la antigüedad se ha preferido que sea el hombre quien guíe a la familia, y nosotros los hombres debemos estar orgullosos de tener esta responsabilidad. Sin embargo, actualmente muchos hombres no dan lugar a esto y frecuentemente ni siquiera están presentes en absoluto.

Nosotros los hombres necesitamos ser padres, no sólo de nuestros propios hijos, sino de todo niño a quien podemos influir en su vida. Incluso los hombres sin hijos pueden también personificar los mejores atributos de la paternidad. En este sentido, la paternidad es un deber que se encomienda a todo ser masculino, y verdaderos hombres serán como padres para todos los niños. A través de los años, he conocido en diferentes escuelas primarias y secundarias a muchos entrenadores y profesores quienes fueron la única figura paterna que conocieron muchos de sus alumnos.

En una época en la cual es difícil de encontrar verdaderos padres, haríamos bien en prestar atención al escritor cubano José Martí, quien dijo: "que el mayor propósito de nuestra educación debería ser formar verdaderos padres de los niños y verdaderas madres de las niñas. Lo demás es secundario".

Hay una profunda sabiduría en estas palabras. Los niños anhelan tener un ejemplo masculino, y sufren cuando no se encuentra. En cambio, aquellos que si tienen un verdadero padre pueden convertirse a su vez en buenos padres de familia y líderes, dejando una herencia que seguirá cambiando más vidas aún.

Estos hombres como buenos soldados entrarán a las batallas de la vida con astucia y valentía, listos para el combate y los desafíos. Como soldados en cualquier parte, estarán alertas y listos para servir las 24 horas al día. No tendrán miedo de ir al frente ni aprender de sus errores. Así lograrán hacer la diferencia para sus propios hijos y para el mundo que les rodea.

En una época que el miedo domina todas las relaciones, los hombres tenemos que alentarnos unos a otros para ser verdaderos padres; más que nunca necesitamos verdaderos padres —hombres llenos de luz que proporcionen compañía e iluminen amor y esperanza en un mundo lleno de soledad, dolor y desesperación.

Si tú tienes tal padre, eres verdaderamente afortunado. Este día del Padre debes estar agradecido por él y tomar un tiempo para darle las gracias.

father and son
¿Tiene usted algún comentario? Únase a la conversación. 4 Comentarios
Contribuido por Johann Christoph Arnold Johann Christoph Arnold

Artículos y libros electrónicos por Johann Christoph Arnold sobre matrimonio, discipulado, oración y la búsqueda de paz. Página de inicio oficial de Johann Christoph Arnold.

Aprender más
4 Comentarios