Plough Logo

Shopping Cart

  Ver carrito

Subtotal:

Caja
Detail from Henry Ossawa Tanner's painting of the Annunciation to Mary.

El ángel anunciador

por Alfred Delp

Otros idiomas: français, English

1 Comentarios
1 Comentarios
1 Comentarios
    Enviar
  • rafaelcastillorodriguez

    Me gusta este tipo de temas, por que yo pienso que Dios en los momentos mas difíciles nos envía un ángel que nos proteja

Condenado como traidor por su oposición a Hitler, el jesuita Alfred Delp escribió este ensayo en una prisión nazi poco antes de su muerte en la horca en 1945.

Yo veo el Adviento con mayor intensidad y anticipación que nunca. Mientras camino de un lado al otro en mi celda, tres pasos para allá y tres para acá, con las manos esposadas y un destino incierto por delante, entiendo, de una manera nueva y diferente, la promesa redentora y liberadora de Dios.

Hace dos años, un hombre muy amable me dio un angelito para el Adviento. Llevaba la inscripción: “¡Regocijaos, el Señor está cerca!". Una bomba destruyó el ángel y mató al hombre que me lo regaló. Creo que él todavía me acompaña como un ángel.

El horror de la guerra sería insoportable sin el aliento constante que recibimos de las promesas ya pronunciadas. Siempre hay ángeles anunciadores que declaran su mensaje de las buenas nuevas en medio de la angustia, que esparcen su semilla de bendición que va a brotar algún día entre las tinieblas; y ellos nos llaman a la esperanza. Aún no son los ángeles de fuertes voces de regocijo y consumación que salen al descubierto, así como los ángeles de la primera Navidad. Más bien, entran en las habitaciones y los corazones de manera quieta y desapercibida, igual que hicieron en aquel entonces. En silencio, nos traen las preguntas de Dios y nos proclaman sus maravillas, las de él para quien nada es imposible.

A pesar de su solemnidad, el Adviento es un tiempo de seguridad espiritual, como hemos recibido un mensaje desde las alturas. Sin embargo, si alguna vez se nos olviden del mensaje y las promesas; si sólo conozcamos los cuatro paredes y las ventanas enrejadas de nuestros días grises; si ya no podamos escuchar el suave paso de los ángeles anunciadores; si nuestras almas ya no ni se tiemblen ni se exalten por sus palabras susurradas; entonces habrá llegado nuestro fin. Viviremos un desperdicio de tiempo y estaremos muertos mucho antes de sufrir cualquier daño.

Si queremos estar vivos, primero debemos creer en la preciosa semilla de Dios que los ángeles han sembrado y que siguen ofreciendo a los corazones abiertos. Entonces, debemos caminar por los días grises de nuestro tiempo como mensajeros anunciadores. ¡Tantos necesitan nuevo ánimo; tantos están desesperados y precisan consuelo! Hay tanta crueldad que hace falta una mano tierna y una palabra iluminadora; tanta soledad que clama por una palabra de liberación; tanta pérdida y dolor que buscan sentido espiritual. Los mensajeros de Dios saben que aun en este momento de la historia, el Señor está sembrando su semilla de bendición.

Entender este mundo a la luz del Adviento significa perseverar en la fe y esperar la fertilidad de la tierra silenciosa y la abundancia de la cosecha venidera; no porque pongamos nuestra confianza en la tierra, sino porque hemos escuchado el mensaje de Dios y cada uno de nosotros se ha conocido personalmente a uno de sus ángeles.

El Adviento es el tiempo de la promesa; todavía no es el tiempo del cumplimiento. Para los ojos que no ven, parece que los dados definitivos se están echando aquí en el valle de la muerte: en los campos de batalla, en las ciudades de violencia y pobreza, en las almas de millones que viven en la desesperación. Los que están despiertos, sin embargo, perciben el obrar de otros poderes: realidades eternas que alumbran su luz del radiante cumplimiento por venir.

Suenan las primeras notas desde lejos, aún no discernibles como una canción o melodía. La nueva canción del futuro de Dios todavía está distante, apenas anunciada y predicha. Pero el cumplimiento se está realizando. Está ocurriendo hoy mismo. Y mañana los ángeles proclamarán lo que ha sucedido con voces fuertes y jubilosas. Nos enteraremos de ello y nos alegraremos.

painting of  The Annunciation

Henry Ossawa Tanner: La Anunciación, 1898
Ver imagen entera

1 Comentarios