Plough Logo

Shopping Cart

  Ver carrito

Subtotal:

Caja
Child running toward her mother

Introducción a "Los niños son esenciales"

por Johann Christoph Arnold

Otros idiomas: Deutsch, 한국어, العربية, English

1 Comentarios
1 Comentarios
1 Comentarios
    Enviar
  • JOEL GONZALEZ GARCIA

    Considero que sigue siendo sólido y válido la argumentación de que la familia es la base de la sociedad. Sin embargo la naturalidad y autenticidad de los niños la vamos mutilando con "nuestra forma de educarlos y formarlos" y vamos impregnando en ellos todas nuestras INCONGRUENCIAS y al final de cuentas son víctimas de nosotros que a la vez fuimos víctimas de nuestros padres y adultos de la sociedad. Para formar niños sanos se requieren padres sanos y un entorno sano. En ese sentido considero que los niños de su Comunidad tienen grandes condiciones para realizarse de acuerdo a la Voluntad de Dios.

En los quince años que lleva este libro de haber sido publicado por primera vez, la situación de los niños ha cambiado y empeorado cada vez más; la crisis del mundo se debe a que no amamos a los niños.

Las escuelas y otros lugares públicos han expulsado casi por completo a Dios. La educación sexual es obligatoria desde el primer grado y ya nadie sabe lo que significa una "familia," con la infidelidad, el divorcio y la unión entre personas del mismo sexo, el concepto de matrimonio esta destruido. Trágico será el resultado, si no se hace algo para frenar todo esto.

Una familia tal como Dios ordena, es algo que todos nosotros añoramos y con esa estructura de familia que Dios nos pide, podemos reintegrar la estabilidad en nuestra cultura y con nuestros hijos. Sin embargo, no nos interesa someternos al plan de Dios, en vez de esto estamos embebidos ambicionando buena educación. Existe una tremenda presión de hacer de los niños, adultos pequeños.

Todos nosotros fuimos creados a imagen de Dios, sin embargo los niños son únicos, porque son el retrato más semejante a la creación original de Dios. Volver a esa primera creación representa un tremendo sacrificio, y tengo esperanza que este libro dará el valor y la visión a los padres, abuelos y educadores, para lograrlo en adelante.

Cuando Dios hizo a Adán y Eva, les dio a ellos y a nosotros, la instrucción de "Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla." (Gn 1:28) Esta ordenanza es más importante hoy que en aquel entonces. Nos indica que Dios considera a los niños, y mientras este mundo exista debe importarnos a nosotros. Dios quiere que nazcan los niños. Él necesita de cada uno de ellos para su reino venidero. Las familias jóvenes deben tener valor de hacer suya una de las más bellas instrucciones de Dios.

Traer a un niño hoy al mundo es un desafío como nunca lo fue y la crianza y educación de un niño nunca ha sido tan complicado. Sin embargo, vale la pena el sacrificio, porque de esto depende nuestro futuro. Hay un dicho piadoso bien conocido que dice, "Si salvas a un niño, salvas al mundo entero."

Vivimos un momento donde no sólo hay miedo, sino también resistencia– hacia la familia y los niños. De ahí que es tan importante para las personas jóvenes proceder con valentía y con el propósito de formar nuevas familias para traer hijos al mundo. Esto debe ser un paso de fe, no obstante traerá un gran proyecto de vida y que será bien retribuido.

Child
¿Tiene usted algún comentario? Únase a la conversación. 1 Comentarios
Contribuido por Johann Christoph Arnold Johann Christoph Arnold

Artículos y libros electrónicos por Johann Christoph Arnold sobre matrimonio, discipulado, oración y la búsqueda de paz. Página de inicio oficial de Johann Christoph Arnold.

Aprender más
1 Comentarios