Plough Logo

Shopping Cart

  Ver carrito

Subtotal:

Caja
silhouetted people in tunnel entranced

Enseñar a los hombres cómo ser hombres

En una cultura de género fluido

por Noah Filipiak

Otros idiomas: English

1 Comentarios
1 Comentarios
1 Comentarios
    Enviar
  • Ernesto Castillo

    Es importante mencionar también que hay familias que han sabido salir adelante con la educación de sus hijos, a pesar de la falta de la presencia y amor del padre. Me refiero aquellas madres que han sabido cuidar, educar y guiar a sus hijos, inculcando buenos principios, asumiendo el doble papel, de madre y padre a la vez, estando presentes en cada momento que los hijos los necesitan. Los hijos de este tipo de familias, han podido sobresalir y alcanzar el éxito en sus vidas, formando familias armónicas y felices, brindando a sus propios hijos las oportunidades que ellos no tuvieron. Y esto principalmente se debe a las madres que asumieron con valor el papel del padre ausente. También es importante mencionar que ahora los gobiernos se han preocupado en apoyar a las madres solteras, a fin de evitar que se propaguen más familias disfuncionales, promoviendo que tengan apoyos para que puedan alimentar y educar a sus hijos adecuadamente. Sin embargo, los esfuerzos han sido muy limitados, falta impulsar más los programas de desarrollo social para lograr mayor equidad de género y ofrecer las mismas oportunidades que a los hombres para el sano desarrollo de las sociedades. En fin, el tema es muy extenso, pero quiero felicitarlo por promover estos temas e impulsar acciones para abrir las conciencias del mundo y poder impulsar en el futuro los cambios que la humanidad necesita para construir un mundo mejor para las generaciones futuras.

Si se aprueba o no, el mundo está cambiando asombrosa y rápidamente acerca de las cuestiones de género. A menudo lo que falta en estos debates controversiales es tomar en cuenta las quemaduras que dejan atrás. Una cosa que se va perdiendo en las batallas de género es la necesidad de enseñar a los hombres jóvenes cómo ser hombres.

A veces puede parecer que el género se está borrando en nuestra cultura, y que el mero concepto de género debería ser malo y opresivo. En respuesta, ciertamente tienen relevancia los artículos sobre lo que dice la Biblia acerca del género. Pero también podemos considerar el género de una perspectiva pragmática, enfocándonos en los hechos que aun las voces más políticamente correctas y combatientes en esta conversación, deben reconocer.

Dr. Tony Evans señala en su libro Kingdom Man que el 70 por ciento de todos los encarcelados proceden de hogares sin padres, así como el 80 por ciento de violadores con problemas de enojo. El 71 por ciento de los niños que abandonan la escuela secundaria salen de hogares sin padres y el 63 por ciento de los suicidios adolecentes ocurren en hogares donde el padre fue o abusivo o ausente. Estas son estadísticas de proporciones pandémicas.

Yo veo manifestados los resultados cada día a nivel de barrio. En mi podcast, «Behind the Curtain» (Detrás de la cortina), el pastor Tyler St Clair habla sobre la niñez en los barrios pobres de Detroit: «De todos los niños en mi barrio, mi escuela y mi familia, no sabía de ningún niño que tuviera un padre durante su niñez. Eso no es una exageración.» En otro episodio, Dennis Hammond, de dieciocho años, describe criarse en los barrios pobres de Lansing. Todos sus amigos tampoco tienen una relación con sus papás. No hablamos de padres divorciados; hablamos de comunidades enteras sin presencia paterna alguna en sus vidas.

Esta pandemia de ausencia paterna, especialmente en comunidades urbanas, no ocurrió de la noche a la mañana. Durante décadas la iglesia y la sociedad acomodada, por la mayor parte, han evitado, ignorado y abandonado las comunidades pobres en las ciudades. Nuestro país esclavizó sistemáticamente y luego oprimió a los negros, limitándolos legalmente a guetos urbanos deteriorados en los años 1960 mientras los blancos adinerados huían a barrios suburbanos donde no se permitía a los negros (busque ‘redlining’ o ‘la línea roja’ si usted desconoce este concepto). No menciono estos hechos para avergonzar a los blancos de hoy, sino para que conozcamos los ingredientes con qué trabajamos y podamos responder eficazmente, con gracia y sin juicio.

Cuando se combina las estadísticas del Dr. Evans y las experiencias de estas anécdotas y las multiplicamos por toda la nación, el resultado es impactante. Hasta el gobierno federal y las instituciones establecidas se han dado cuenta y están haciendo algo ante el problema. Estas organizaciones, más notablemente el gobierno mismo, simplemente reconocen verdad sociológica y hecho estadístico; sin que nadie lo señale con un dedo «políticamente incorrecto».

Un comercial de Fatherhood.gov dice «No hay otro tipo de amor como él de papá». Esto significa que el amor de una madre no es igual que el amor de un padre. Se puede decirlo de revés, que tampoco hay nada igual que el amor de una madre. Esto también es verdad, pero solo recalca el argumento: tanto la masculinidad como la feminidad son buenas, únicas e imprescindibles. La ausencia de amor masculino ha producido consecuencias calamitosas, y las batallas de género de hoy día nos llevan a donde se excluirá aún más.

La masculinidad que hay que enseñar—y modelar—a nuestros hombres jóvenes, no tiene nada que ver con fútbol americano, ganar una pelea, ni tener facilidad con las chicas. Eso es machismo, una imitación barata de la fuerza masculina. La verdadera sustancia de la fuerza masculina tiene que ver con luchar con el corazón, no los puños. Se trata de la integridad, la fidelidad sexual, y el cumplimiento de promesas. Significa estar presente como un padre y esposo fiel—o incluso como un empleado fidedigno. Estas cualidades son la fábrica sobre la cual se construye la sociedad; sin ellas tenemos el comportamiento desviado y destructivo que vemos tan a menudo hoy en día.

Ninguna de estas cualidades surgen de la nada en un hombre joven—hay que modelarlas. Cuando no se modelan, simplemente se repite el ciclo. Las grandes noticias son que cuando se enseñan con el ejemplo, nace un nuevo ciclo de fuerza masculina. Y no nos olvidemos de cuán urgentemente necesitan nuestras mujeres jóvenes una fuerte presencia masculina en sus vidas. ¿Cómo sabrán valorar estas cualidades en un hombre si nunca las han visto en práctica antes?

A pesar de los múltiples intentos para borrar o confundir el género, hay esfuerzos en muchas escuelas públicas y organizaciones seculares para enseñar y ejemplificar masculinidad para los hombres y mujeres jóvenes. Una agencia a la vanguardia es el programa del National Center for Fathering (Centro nacional para ser padres), WATCH D.O.G.S (cifras en inglés de Papás de estudiantes excelentes). WATCH D.O.G.S. son padres, abuelos, tíos y otras figuras paternas que trabajan como voluntarios por lo menos un día de cada año en una escuela que participa en el programa. Hoy, más de 5,148 escuelas en cuarenta y siete estados y Washington DC participan en WATCH D.O.G.S. y hay programas parecidos en China, Canadá, México, Puerto Rico y Barbados. La meta general de WATCH D.O.G.S. es proveer positivos modelos masculinos para los estudiantes, demostrando por su presencia que la educación es importante. Se ha reconocido el programa en el Today Show y NPR, y en el NewYork Times, Washington Post, USA Today, y muchos otros medios de comunicación. Es decir: los medios principales, populares, y políticamente correctos están celebrando la necesidad de que los hombres sean hombres y modelos de esta masculinidad para la próxima generación, para que ellos también puedan abrazar la verdadera masculinidad tal y como debería ser.

En un momento decisivo cuando la masculinidad ha sido degradada por muchos y borrado por otros, no debemos ignorar, abandonar ni juzgar a aquellos que no tienen padre, sino alcanzarlos, modelando lo mejor que podemos el perfecto amor masculino de nuestro Padre Celestial.


Foto: unsplash/ Martin Wessley

people silhouetted in tunnel entrance
¿Tiene usted algún comentario? Únase a la conversación. 1 Comentarios
Contribuido por Noah Filipiak

Noah Filipiak es el pastor fundador de la iglesia Crossroads Church en el centro de Lansing, Michigan, EEUU, y director ejecutivo de Seeds Christian Community Development. Es presentador del podcast “Behind the Curtain”, bloguea en www.AtACrossroads.net, y está escribiendo un libro para hombres sobre encontrar una identidad en Cristo en un mundo hipersexualizado.

1 Comentarios