Plough Logo

Shopping Cart

  Ver carrito

Subtotal:

Caja
Child running toward her mother

Creando un Hogar

por Johann Christoph Arnold

Otros idiomas: Deutsch, 한국어, العربية, English

1 Comentarios
1 Comentarios
1 Comentarios
    Enviar
  • Gabriela Vengas Tamayo

    Me gusta mucho este articulo de "Los niños son esenciales" Cuando yo me case no había mucho de artículos y libros especialmente hacia la familia. Los felicito por elegir ese tema y sobre todo con el enorme esfuerzo de poder ayudar a parejas con hijos. Sabemos que los hijos son la base y los simientes siendo nosotros los padres los constructores. Mas siempre en una familia debe de existir la presencia y guía de Dios. Imagina, Dios esta en la pinta de un triángulo y en los extremos del triángulo esta cada uno de la pareja, entre mas se aproximen a la punta ambos ahí donde esta Dios, mas unida sera la pareja. Dios en el matrimonio nos da la sabiduría y entendimiento de guiar a nuestros hijo, mas nosotros como padres debemos predicar con el buen ejemplo y congruencia de nuestras acciones. Nosotros somos los que contribuimos en eseñar a nuestros hijos a ser buenos padres en un futuro. Felicidades y gracias.

"Y el que recibe en mi nombre a un niño como éste, me recibe a mí". – Mateo 18:5

Una cosa es tener hijos y otra cosa es crear un autentico hogar. La preparación de un lugar lleno de amor y seguridad para los niños es una de las cosas más maravillosas que pueden hacer los padres. El hogar debe reflejar nuestro amor a Dios y el amor a nuestros hijos. Jesús nos dice que el que recibe a un niño en su nombre le da la bienvenida a Él (Mt 18.5).

Desafortunadamente, muchos padres carecen del sentido de lo que esto significa. Algunos simplemente no tienen tiempo para sus hijos, creen ser personas demasiado ocupadas y sería injusto ser interrumpidos por ellos. Otros, aun estando físicamente presentes se encuentran emocionalmente ausentes. En jardines infantiles y parques públicos en todo los Estados Unidos y Europa, vemos a muchos padres hablando y enviando mensajes de texto en sus teléfonos, mientras que sus hijos corren alrededor de ellos. Y aunque se encuentran físicamente ahí, sus mentes están ausentes planeando su tiempo libre o hablando con sus amigos del trabajo o las noticias.

Un verdadero hogar se puede crear únicamente cuando los padres están dispuestos a darlo todo con alegría, entregando su corazón y su mente a los hijos. Quienes lo hacen de mala gana cosecharán frutos amargos. El desarrollo emocional de un niño depende del amor y la atención que recibe de sus padres; aquellos niños que no reciban esto en su hogar podrán tropezar en el vasto mundo, el cual inevitablemente tendrán que confrontar. El amor, la orientación y la seguridad que ellos necesitan se les debe dar hoy. Mañana será muy tarde.

Los padres que aman a sus hijos deben dedicarles tiempo, tanto como les sea posible - y estar ahí para ellos. Actividades en casa como la leer en voz alta, trabajar algún pasatiempo y sobre todo comer juntos, son oportunidades excelentes para interactuar y fomentar el sentido de unidad y cariño. De igual manera las actividades al aire libre como por ejemplo, jugar la pelota, ir de paseo, pescar o hacer una excursión. Son actividades y experiencias positivas que enriquecen la formación del niño, algo que nunca van a olvidar y que transmitirán a sus propias familias.

Sin embargo, estar con los hijos - y estar ahí para ellos - no debe confundirse con darles cosas materiales. ¿Cuántos de nosotros llegamos a casa después de un viaje de negocios cargados de regalos para nuestros niños, sin tener tiempo para simplemente sentarse con ellos y escuchar lo que han hecho? ¿Cuántos niños dejan a un lado estos regalos, buscando todavía inquietos ese amor verdadero? Aún los niños pequeños y los bebés pueden verse afectados negativamente por tener muchos juguetes. Cuando llenamos sus camas y habitación con animales de peluche, libros y otros juguetes, estamos obstaculizando el desarrollo de su personalidad y carácter - afectando también su sentido de gratitud.

Cumpleaños, graduaciones y otras ocasiones festivas son una parte importante de la vida en el hogar, estos eventos pueden nutrir y ayudar a la formación de los niños; son momentos cuando debemos agradecer a Dios por los hijos y hacerles saber a ellos lo mucho que los amamos y apreciamos. No obstante, son las prioridades que establecemos en nuestra vida cotidiana las que tendrán el mayor impacto en nuestros hijos; una fiesta por más extravagante que sea, nunca podrá sustituir la seguridad y atención que el niño siente y recibe de manera regular, todos los días.

La seguridad física no es menos importante que la seguridad emocional. Los padres que aman a sus hijos deben mantenerlos alejados de una estufa ardiendo, salidas de agua, ventanas abiertas, vehículos en movimiento y cualquier medicamento. Y aunque a menudo se dice que los padres modernos sobreprotegen a sus hijos, esto no debe ser un pretexto para descuidar la adecuada supervisión a los niños pequeños.

Muchas veces se requiere determinación y energía para lograr un espacio de "tiempo familiar", en especial cuando los niños están jugando con sus amigos, al llamarlos para comer, muchos niños se van a enojar por la interrupción, sin embargo, una vez que se ha establecido una rutina, ellos estarán al pendiente.

Entre los mejores recuerdos de mi infancia son las noches cuando la familia nos sentábamos en el pórtico de la casa para escuchar a nuestro padre contar historias sobre Jesús, los primeros mártires cristianos y otros hombres y mujeres de fe a través de la historia. Nosotros vivíamos en la selva de Paraguay, en América del Sur, donde no había electricidad. Cuando llegaba la abrupta y temprana oscuridad como sucede en las regiones subtropicales, encendíamos velas y seguíamos ahí sentados alrededor de la luz parpadeante. Nuestra casa no estaba lejos del linde de una selva tropical y a menudo escuchábamos los animales salvajes a la distancia. Cuando teníamos miedo cantábamos juntos, y nuestros padres nos hablaron del valor que nos da tener una relación personal con Dios. Esto se convirtió en una realidad para nosotros.

No importa cómo decida la familia usar su tiempo juntos, unos minutos todos los días antes de dormir son esenciales. Los niños más pequeños necesitan la seguridad de un beso de buenas noches, una palabra de aliento y una breve oración antes de ir a dormir. Los niños que tienen miedo a la oscuridad o a estar solos - especialmente aquellos niños que son incapaces de expresar sus temores - se les debe recordar que sus ángeles guardianes los están cuidando. Sin embargo, la verdadera seguridad no depende únicamente de palabras de consuelo. Los niños encuentran su más profunda seguridad emocional interior y exterior, cuando el amor de sus padres se demuestra con hechos - no sólo a la hora de acostarse, sino en todo momento de cada día.

Hablando de la vida familiar en general, la Madre Teresa dice:

No debemos pensar que nuestro amor tiene que ser extraordinario. Sin embargo, necesitamos amar sin cansancio. ¿Cómo se quema una lámpara de aceite? A través de la entrada continua de pequeñas gotas de aceite. Estas gotas son los pequeños detalles de la vida diaria: fidelidad, pequeñas palabras de bondad, un pensamiento para los demás, nuestra forma de guardar silencio, de mirar, de hablar y de actuar. Estas son las verdaderas gotas de amor que mantienen nuestras vidas y relaciones ardiendo como una flama viviente.

child holding paper dolls of a family
¿Tiene usted algún comentario? Únase a la conversación. 1 Comentarios
Contribuido por Johann Christoph Arnold Johann Christoph Arnold

Artículos y libros electrónicos por Johann Christoph Arnold sobre matrimonio, discipulado, oración y la búsqueda de paz. Página de inicio oficial de Johann Christoph Arnold.

Aprender más
1 Comentarios