Plough Logo

Shopping Cart

  Ver carrito

Subtotal:

Caja
Child running toward her mother

Amor en la familia

por Óscar Romero

1 Comentarios
1 Comentarios
1 Comentarios
    Enviar
  • rita candido

    me gusta e te,a es muy importante para la familia de hoy

No nos cansemos de predicar el amor, aunque veamos que olas de violencia vienen a inundar el fuego del amor cristiano. Tiene que vencer el amor. Es lo único que puede vencer. Óscar Romero

Febrero es el mes del amor, cuando celebramos el amor de los enamorados y el amor en las familias. El 7 de octubre de 1979, Oscar Romero pronunció las siguientes palabras que nos exhortan a cultivar en la familia, fuerza, salud y amor a los demás. De su libro La violencia del amor, disponible como libro electrónico, gratis.

Hago un llamamiento a todos ustedes,
artí­fices de tantas familias,
constructores de tantos hogares:

Que cada familia en El Salvador no sea una rémora
a los urgentes cambios que necesita la sociedad.
Que ninguna familia, por estar bien ella sola,
se aísle del conjunto de la sociedad.
Nadie se casa sólo para ser felices los dos:
el matrimonio tiene una gran función social.
Tiene que ser antorcha que ilumina a su alrededor
a otros matrimonios,
caminos de otras liberaciones.
Tiene que salir del hogar el hombre, la mujer,
capaz de promover después
en la política, en la sociedad,
en los caminos de la justicia,
los cambios que son necesarios y que no se harán
mientras los hogares se opongan.

En cambio, será tan fácil
cuando, desde la intimidad de cada familia,
se vayan formando esos niños y esas niñas
que no pongan su afán en tener más,
sino en ser más;
no en atraparlo todo,
sino en darse a manos llenas a los demás.
Hay que educarse para el amor.
No es otra cosa la familia que amar,
y amar es darse.
Amar es entregarse al bienestar de todos,
es trabajar por la felicidad común.

a happy family
¿Tiene usted algún comentario? Únase a la conversación. 1 Comentarios
Contribuido por photo of Archbishop Oscar Romero Óscar Romero

Monseñor Óscar Arnulfo Romero, intrépido defensor de los pobres y desamparados, alcanzó renombre mundial durante sus tres años como arzobispo de San Salvador. Se murió por la bala de un asesino en 1980.

Aprender más
1 Comentarios