Plough Logo

Shopping Cart

  Ver carrito

Subtotal:

Caja
Grapes and leaves

¡Reciban la alegría!

por Fra Giovanni

3 Comentarios
3 Comentarios
3 Comentarios
    Enviar
  • Rouscigue

    Que la Paz de Dios siempre este con Uds y el que da bendiciones recibe bendiciones porque dar es recibir gracias por estas hermosas reflexiones que Dios los siga llenando de dones y bendiciones para. Compartir y evangelizar en su nombre!!!

  • Melysa

    Realmente todos sus mensajes nos traen cada día una gran bendición, tocan mi corazón tan profundamente que no puedo evitar dejar que mis lagrimas rueden por mis mejillas cuando mis ojos se posan en esas lineas que traen tanta bendición. Gracias por el tiempo que se toman para bendecirnos través de estos hermosos mensajes. Ruego a ustedes incluir en sus oraciones por mis hijos y nietos y mis hermanos de sangre y por las esposas de mis dos hijos, para que vuelvan sus ojos a Cristo Jesús.

  • Enic Nava

    Bendiciones todos los artículos traen aliento a mi vida se q las pruebas son duras pero el estar en las manos de Dios se hacen livianas por favor oren por mi hijos para q abran su corazón a Dios . Gracias por su gran labor

No poseo nada que ustedes no tengan ya, pero hay mucho que pueden tomar y que yo no puedo darles. No podemos recibir el cielo mientras nuestros corazones no descansen en el presente. ¡Reciban el cielo! No hay paz en el futuro que no esté con nosotros ya en secreto. ¡Reciban la paz! La tristeza del mundo no es más que una sombra; tras ella, al alcance de la mano, está la alegría. ¡Reciban la alegría!

Hay resplandor y gloria en la oscuridad, si sólo pudiéramos verlos, y para ver tan sólo basta mirar. Les ruego que miren. La vida es muy generosa en dar, pero nosotros juzgamos sus dones por la envoltura y los desechamos por feos, pesados o duros. Quiten la envoltura, y encontrarán debajo un vivo esplendor, tejido de amor, de sabiduría, y de poder. ¡Denle la bienvenida, agárrenlo! Tocarán la mano del ángel que se los trae.

Créanme: en todo lo que llamamos “prueba”, “pena” o “deber”, está la mano del ángel; están también el don y el milagro de una presencia que eclipsa todo. Lo mismo con nuestras alegrías: ¡No se den por satisfechos con meras alegrías: éstas también ocultan dones divinos!

Así pues, por ahora, les saludo—no con el saludo que ofrece el mundo sino con mi profundo aprecio y con el ruego, ahora y siempre, que Dios haga huir las sombras y haga amanecer el día sobre ustedes.

happy boy in a field
¿Tiene usted algún comentario? Únase a la conversación. 3 Comentarios
3 Comentarios