Plough Logo

Shopping Cart

  Ver carrito

Subtotal:

Caja
Painting by Hovhannes Aivazovsky, The Ninth Wave

Superar las tentaciones

por Stan Ehrlich

3 Comentarios
3 Comentarios
3 Comentarios
    Enviar
  • Pefro eliseo palma lopez

    Si y si la ota persona se empeña en no salir de su error que bebo aser

  • Enrique Carvajal

    Amén, Amén tremenda reflexión para todos! Bendiciones

  • Rafael Castillo Rodriguez

    Es una carta tan bella que cuando la estas leyendo parece que ei escritor te estuviera hablando a uno , cómo se sintió el joven prisionero , saludes

Este artículo es parte de una serie de extractos de diferentes cartas escritas por Stan Ehrlich entre 1998 y 2004, año de su muerte, a hombres y mujeres encarcelados. Stan fue un sobreviviente del holocausto nazi. Sin anteponerse a la gente que aconseja, él más bien los dirige con humildad, amor y cariño, al camino angosto y la vida nueva en Cristo.

Estoy muy esperanzado a la idea de que vas a salir en julio. Mira que no falta mucho. Estuve leyendo todas las diferentes ideas que tienes, y si me permites, te voy a decir muy francamente lo que yo te aconsejaría. Nunca es fácil aconsejar a alguien, pero lo que me alienta es tu fe en Dios. Esta fe, tú tienes que defenderla como la cosa más preciosa que tienes. Porque allí afuera el mundo no sólo es peligroso, como tú dices, pero más peligrosas aún son las tentaciones que se te van a presentar. Cuando pase esto, date inmediatamente cuenta que tu resistencia a la tentación no es sólo en beneficio tuyo, pero que al mismo tiempo estás ayudando a todos los que comparten esta fe contigo. Cada vez que alguien haya vencido el mal, lo ha hecho para todos sus hermanos, lo ha hecho para Jesucristo mismo, lo ha hecha para su Reino.

¿Estás conmigo? Así como rogamos a Dios que nos ayude, así podemos nosotros ayudarle a Él venciendo al mal en el mundo. Esto, para mí, es más importante a lo mejor y más eficaz que predicar en la calle o enseñar clases bíblicas – cosas que son necesarias también – pero lo otro importa más. Porque Dios se fija en lo que hacemos y en cómo actuamos.

Si tú podrías conseguir un empleo, y desempeñarte en él en tal forma que todo el mundo se da cuenta que tú eres un auténtico creyente, que le hace honor a su Maestro... ¿qué más puedes pedir? Y luego veremos cómo seguir de ahí en adelante. No digo esto para predicarte, querido hermano, sino para alentarte. Bien sé yo que lo que te propongo es muy difícil – pero vale la pena. Y esto lo diga literalmente, porque la vida allí afuera puede ser, de hecho es, muy penosa, y causa muchas penas, pero ¡si lo que hago lo hago para Dios y su causa, vale la pena! ¿Entiendes lo que quiero decir?


Estoy contestándote tú que escribiste a nuestro editorial, pidiendo un ejemplar de Dios, sexo y matrimonio.

Es verdad que este libro es una gran ayuda para nosotros todos, tal vez más aun a nosotros varones, que todos tenemos que vernos con los temas tratados en este libro. Básicamente se trata de seguir sencillamente la voluntad de Dios, que parece que es sencillo, aunque sabemos que es difícil, ¿verdad? Pero no es imposible, y como tú tan bien lo dices, la verdad, y más que la verdad, la fe expuesta en este libro, ayuda.

Te diré más: cuando hacemos la voluntad de Dios en un área de nuestra vida, descubrimos que se hace más fácil hacer su voluntad en otras también, que unas se ayudan a otras. Si lucho por pureza en el terreno sexual, se me hace más fácil luchar por honestidad en el terreno moral, y así de una cosa a otra. Y la paz que anhelamos en nosotros mismos, y con nuestros semejantes, se conseguirá más fácilmente (aunque no es fácil, ¡lo admito!) si luchamos en todos los frentes a la misma vez.


Tú dices que te sientes «culpable de toda esta desgracia». A lo mejor es así, y si es así, recuerda que Jesús ha perdonado todo pecado del cual uno se arrepienta. Claro que este arrepentimiento también acarrea un cambio de vida. Este cambio consiste en que en adelante uno sirve a Jesús, lo que significa que uno le obedece, amando y sirviendo a su prójimo, olvidándose uno de sus propios egoísmos. No digo que es cosa fácil, por lo menos no lo es para mí. Pero tampoco es imposible, porque contamos con la misma ayuda de Jesús, si se la pedimos. Así que, cuando te sientas desalentado, recuerda que Jesús nos conoce a ambos muy bien, para nosotros vino, los que hemos pecado, para llevarnos a una vida nueva, sea donde sea.

Con esto te dejo para hoy, y hasta la próxima, te deseo la paz del Señor, y que lo pases lo mejor posible. Guárdame en tu oración, que yo te guardo también en la mía.

Painting by Hovhannes Aivazovsky, The Ninth Wave Hovhannes Aivazovsky, The Ninth Wave (La novena ola).  Ver imagen entera
Contribuido por Portrait of Stan Ehrlich Stan Ehrlich

Stan Ehrlich, un judío alemán-belga y sobreviviente del Holocausto, se convirtió a la fe cristiana a la edad de 34. Luego compartió sus pensamientos con un amplio círculo de amigos y parientes con quienes mantenía una correspondencia extensa.

Aprender más
3 Comentarios