Plough Logo

Shopping Cart

  Ver carrito

Subtotal:

Caja
Morning over the bay

El poder de la oración

por Johann Christoph Arnold

8 Comentarios
8 Comentarios
8 Comentarios
    Enviar
  • Luz Angela aguirre

    La oración es el alimento diario sen siente también cuando uno ora con fe, me encanta esta página muchas gracias excelente

  • jannys canabal betancourt

    yo en especial pienso que la oracion es la comunicacion directa con dios y tanbien creo que el padre nuestro debe incluirce como base fundamental en la oracion diaria

  • sara

    una vida sin oracion es un ser humano despojado de su existencia, que por falta de una fe profunda y un reencuentro verdadero con nuestro padre me hace sentir ese ser humano vacio, ansio llegar a obtener que mi oracion tenga ese poder, deseo con todo mi corazon ingresar a una intimidad absoluta con nuestro padre, gracias por apoyarme en este aprendizaje si asi pudiera llamarlo

  • maritza

    La oración es fuente de paz de sabiduría y entendimiento y si oramos con fe y con amor todo nos sale bien .

  • maria liliana guzman

    me encanta el aparte del libro y si lo pusiéramos en practica a diario este mundo seria diferente

  • Isaura

    Me gustó mucho su artículo, muy bueno, expresa con palabras sencillas lo magnífico de la Oración :)

  • JUAN CHIA GONZALEZ

    Hoy entre a la Pagina Email mas importante de mi vida Deseo aprender todo lo relacionado con la ORACION si me pueden suministrar un ESTUDIO COMPLETO SE LO AGRADEZCO Muchas Bendiciones Gracias

  • Pedron]Torres

    La Oración es la columna principal del cristiano Por medio de la Oaración le estoy hablando Dios y por medio de la meditación le estoy permitiendo a Dios que hable a mi vida

Hay momentos cuando nada puede darnos paz, salvo la oración. Aunque nos esforcemos por alcanzar la sencillez y el silencio, y por desprendernos de todo lo que nos causa intranquilidad, fuera o dentro de nosotros, aun así es posible que nos quedemos con un vacío por dentro que sólo Dios puede llenar. Y ya que Él no pasa a nuestros corazones si no lo invitamos, tenemos que pedirle que entre.

En el Salmo 130, uno de mis favoritos, las palabras “desde lo profundo grito a ti, Jehová”, nos aclaran cómo debemos orar en los tiempos difíciles. Pensándolo bien, reflejan el espíritu en que debemos volvernos hacia Dios en todo momento: siempre—“en lo profundo”—estamos postrados, siempre necesitados de su ayuda y guía, y Él siempre está allí—en lo alto—firme, seguro y fuerte.

El filósofo judío Martín Buber dice que, cuando oremos, lo hagamos a voz en cuello como si estuviésemos colgando de una escarpa por el pelo, en medio de una tormenta tan violenta que seguramente nos quedan pocos segundos para que nos salven. Buber continúa: “Y, en verdad, no hay consejo, ni refugio, ni paz para nadie excepto si alzamos ojos y corazón hacia Dios y clamamos a Él. Lo deberíamos hacer en todo momento, porque en este mundo estamos en gran peligro”.

Sin una vida de oración activa, perdemos fuerza de carácter y sucumbimos fácilmente a lo que los sociólogos llaman el instinto gregario: nos volvemos fácil presa del temor al qué dirán, de la ambición y del afán por complacer a los demás. Sin oración, el roce constante con la gente alrededor nuestro y con sus opiniones va inundando nuestra vida interior poco a poco, hasta que la ahogan por completo. Nos creemos dueños de nuestras vidas, pero en realidad ya no somos capaces de pensar—y mucho menos orar—por nosotros mismos. Una vez que perdemos nuestra relación con Dios, la vida consiste meramente, según Nietzsche, en “continuos ajustes a las diversas exigencias sociales e influencias colectivas”.

La oración es la mejor defensa contra tales ataques violentos; es como una protección alrededor de la quieta llama que arde en el corazón. Y es más: Para mí, orar es disciplina que ha sido decisiva en ayudarme a mantener un sentido de paz y orden en mi vida. Tanto, que la oración o su ausencia, más que ninguna otra cosa, pueden decidir el resultado final del día. Como señala Bonhoeffer en su libro Writings and Letters from Prison (Cartas y escritos desde la prisión), el tiempo que malgastamos, las tentaciones a las que cedemos, la pereza en el trabajo—en términos generales, cualquier falta de disciplina, en nuestros pensamientos o en nuestras relaciones—a menudo tienen su raíz en nuestra indiferencia a la oración.

El teólogo suizo Karl Barth escribió cierta vez que, cuando juntamos las manos en oración, iniciamos un levantamiento contra el desorden del mundo. Si esto es cierto, y creo que lo es, entonces no debemos limitar nuestra vida espiritual a una sola esfera, y algo más que nuestros anhelos o propósitos han de constituir nuestras plegarias. Tal como la fe sin obras es la muerte espiritual, orar sin obrar es hipocresía. Pero aun sin obras, si nuestra oración ha de tener algún efecto en el resto del mundo, tiene que consistir en más que meras peticiones egoístas por la felicidad personal.

Es esencial incluir a otros en nuestras oraciones. Entre los primeros cristianos, y a lo largo de la historia de la iglesia y de sus mártires, verificamos el mismo pensamiento; y aquel otro, más radical aún, que nos manda Jesús: de orar por los que nos persiguen, así como por aquellos que nos han hecho o hacen daño por vía de chismes, calumnias, o cualquier otra cosa.

Estos párrafos son extractos del capítulo ‘Oración’, del libro En Busca de Paz

Lake Atitlan
¿Tiene usted algún comentario? Únase a la conversación. 8 Comentarios
¿Tiene usted algún comentario? Únase a la conversación. 8 Comentarios
Contribuido por Johann Christoph Arnold Johann Christoph Arnold

Artículos y libros electrónicos por Johann Christoph Arnold sobre matrimonio, discipulado, oración y la búsqueda de paz. Página de inicio oficial de Johann Christoph Arnold.

Aprender más
8 Comentarios