Plough Logo

Shopping Cart

  Ver carrito

Subtotal:

Caja
a sky full of stars

Un ángel le habla a José

por Ernesto Cardenal

0 Comentarios
0 Comentarios
0 Comentarios
    Enviar
El lugar es Solentiname, un archipiélago en el Lago Nicaragua; el escenario, un servicio dominical campesino a mediados de los años 70. Padre Cardenal no cree en sermones, sino que trae vivo el evangelio, dirigiendo a su congregación con diálogos semanales como éste, basado en Mateo 1: 18-25:

En el rancho de reunión: Teresita ha leído el evangelio, y pasamos a comentar los primeros versículos:

El nacimiento de Jesús fue de esta manera: María, su madre, estaba comprometida para casarse con José; y antes de que vivieran juntos, ella se encontró encinta por el poder del Espíritu santo. José, su marido, era un hombre justo, pero no quería denunciar públicamente a María; más bien quería separarse de ella sin que la gente lo supiera.

Pancho: Este José era un hombre bueno: no habló mal de María ni se peleó con ella ni fue violento. No quiso hacerle ningún daño.

Marcelino: Yo me pongo a pensar en su sufrimiento. Indudablemente La quería. Era su novia, está comprometida para casarse con él. Y él ve que le ha sido infiel. Él tiene que haber sentido muchos celos. En estos casos hay hombres que creen que tienen que ser muy machos y vengar el ultraje. Algunos matan a la mujer. Él no, él ve que la mujer no es para él, y simplemente sufre en silencio.

Y mientras pensaba en esto un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: José, descendiente de David, no tengas miedo de recibir a María como esposa, porque el hijo que va a tener es del Espíritu santo.

Alejandro: Él tuvo una gran fe en Dios, porque cuando el ángel le dijo eso, creyó. Otro tal vez no se la hubiera tragado tan fácilmente.

Teresita: También tuvo fe en María, no sólo en Dios. Porque sabía que era buena mujer, que era santa. Por eso creyó tan fácilmente a Dios que le hablaba por medio del ángel.

Natalia: Y la alegría de el al saber que el hijo de María iba a ser el mesías, que iba a liberar a mucha gente. Él lo aceptó entonces como hijo de él. Con alegría.

José Espinoza: Pero también con pena. Si la gente iba a ser liberada, habla también que padecer. El sabía lo que le iba a tocar al hijo, y a toda la familia. El aceptó con gusto. Pero tal vez lo pensó dos veces. Yo veo que el ángel le dice: «No tengas miedo de recibir a María». Al aceptar a María estaba aceptando la responsabilidad de ser padre adoptivo del mesías. Y eso, digo yo, no es cosa chiche.

Alejandro: Y esta es una lección para muchos padres de jóvenes de aquí, que temen cuando sus hijos se comienzan a comprometer para liberar a la comunidad. Porque aquí los jóvenes también son como mesías de la comunidad, los que se comprometen y se exponen a sufrir por los demás. Y tal vez los padres tendrán que sufrir por ellos. Y los padres no deben tener temor.

Ella tendrá un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Se llamara así porque va a salvar a su gente de sus pecados.

José Chavarría: Jesús, que quiere decir Liberador o liberación, como hemos visto. Aunque los judíos esperaban un liberador político...

¿Y Jesús fue un liberador político o no?, pregunto yo.

José Chavarría: No fue político. El ángel le ha dicho claramente a José: «va a salvar a la gente de sus pecados».

Marcelino: No estoy de acuerdo. Cristo fue un libertador político que vino a libertarnos de la opresión. Porque libertar de los pecados quiere decir libertar a la gente del egoísmo, hacer que los hombres se amen. Y si los hombres se aman ya no hay opresión. Así que Cristo vino a darnos también libertad política.

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor habla dicho por medio del profeta: La virgen quedara encinta y tendrá un hijo el cual será llamado Emmanuel, que quiere decir: Dios con nosotros.

Julio: Ese nombre que se le da al mesías quiere decir «Dios con los pobres». Porque si el mundo está dividido en ricos y pobres él no puede estar con los dos bandos, y si esta con un bando tiene que ser con los pobres, con nosotros.

Olivia: Es claro: Dios no puede estar a la vez con los pobres y con losricos, porque un hombre no puede estar a la vez con Dios y con las riquezas.

Cuando José despertó del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a María como esposa. Pero no vivieron como esposos hasta que ella dio a luz a su hijo; y le puso por nombre Jesús.

Rafael: Lo importante aquí es ver la aceptación de José a ser padre del mesías. Acepta el tomar parte en la liberación...

Oscar: Para mí lo importante es que era un carpintero, uno del pueblo, y de nosotros los pobres. Y a Jesús le echaron en cara después el ser hijo de esos pobres. No podrá enseñarles nada porque era hijo de gente pobre.

Alejandro: Como le dirían ahora en la ciudad a uno que es hijo de un carnicero, de un albañil y una frescura.

Julio: ¿Por qué será que no creen en que los pobres puedan enseñar nada? Pero Jesús demostró que los pobres pueden enseñar. Y también que la liberación viene de los pobres.

Felipe: Lo que yo veo es que desde que Dios creó el mundo los hombres están divididos en ricos y pobres, y los ricos no creen en los pobres, y están contra los pobres. Digo yo que no desde que Dios creó el mundo, pues creó a los hombres iguales; sino desde que el hombre organizó la sociedad, porque la ha organizado mal.

Oscar: Entonces hay que organizar la sociedad en una forma más lógica ¿verdad? Como los animales, que son todos iguales. Yo veo los pájaros por ejemplo. Son diferentes y tienen distintas habilidades, pero no hay unos que exploten a otros. A mí me parece que Dios quiere que los hombres seamos así. Por eso se necesitaba un liberador, y por eso vino este Jesús, que es Dios con nosotros.

Laureano: Aquí dice: «Cuando José despertó»; ¿quiere decir entonces que estaba dormido?, ¿todo esto lo soñó, pues, no fue ningún ángel que le habló?

Podría ser un sueño, digo yo, o una visión, o de alguna otra manera entendió estas cosas, y para La Biblia es lo mismo que decir que fue un ángel que le habló; y estos ángeles siguen hablándonos a nosotros.

Simone Cantarini, San José Imagen: Simone Cantarini, San José. Fuente: Wikimedia Commons
Contribuido por Ernesto Cardenal Ernesto Cardenal

Ernesto Cardenal es considerado el más importante poeta vivo de Hispanoamérica. Un teólogo de la liberación, es autor de varios libros traducidos a muchos idiomas.

Aprender más
0 Comentarios