Plough Logo

Shopping Cart

  Ver carrito

Subtotal:

Caja
blue paint strokes

Puertas al Banquete – Parte IV

por Jörg Zink

Otros idiomas: English

0 Comentarios
0 Comentarios
0 Comentarios
    Enviar

Si la Navidad es la historia de un niño, el Adviento es la historia de un embarazo que acompañamos hasta el momento del nacimiento. Refleja lo que debería pasar con nosotros; específicamente, que el hijo de Dios debe nacer – debe cobrar vida – en nosotros. Esto no puede tomar lugar generalmente en el mundo de la humanidad. También debe pasar dentro de mí.

Necesitamos darnos cuenta del valor infinito que tenemos a los ojos de Dios, a pesar de cuán grande o pobre creamos ser. Aún más importante, necesitamos ver más allá de quienes somos ahora. Necesitamos ver en quién nos podemos volver cuando el Niño haya nacido dentro de nosotros. Que aun cuando nos volvamos viejos y decrépitos y feos, podemos ser todavía, a los ojos de Dios, aún más de lo que éramos antes.

Todo esto, a causa del renacimiento. Desde lo profundo vendrá, sosteniéndonos y levantándonos a un lugar de seguridad y libertad, cuya altura apenas podemos hasta soñar: la libertad de los hijos de Dios.


Como un hombre, Jesús habló sobre una semilla de trigo. Cómo cae, por así decirlo, en cada corazón. Cómo necesita tierra para germinar allí, para poder crecer algo nuevo. Una espiga llena de granos. Un nuevo hombre o mujer.

Esta semilla que cae en nuestro corazón es una llamada de Dios. En la tierra de tu alma, puede convertirse en un brote vivo: energía creativa, liberación; una confidencia que tú no puedes cobrar sólo. Eso es la promesa del Adviento. Puede pasar en cualquier momento, simplemente surgirá y te transformará en algo más que lo que eres ahora – un niño verdadero; la nueva persona que Dios piensa de ti.

Tu modelo es el niño que nació en la navidad, y el hombre en que creció  (Esto es porque algunas imágenes de la natividad representan a Cristo tendido en una gavilla de trigo).  Si esto te suena exagerado, nota que nunca es importante lo que somos ahora sino en lo que nos estamos volviendo –  hacia donde estamos creciendo. La clave no es cuánta fuerza tenemos, sino si la fuerza del Niño está obrando por medio de nosotros. Si su bondad irradia de nosotros, hacia otras personas. Si tenemos su buena disposición para sufrir  estando al lado de un necesitado.

Es importante no defendernos del mundo, ni de otras personas. Ellos también pertenecen a Dios. No necesitamos temer ni odiar a nadie. En su fuerza podemos simplemente permitirnos decir lo que otros omiten. Podemos romper cada limitación – podemos defender a los mudos y nombrar a cada mal. Y nadie puede amenazarnos.


Mientras que yo obedezco la llamada de Dios, y crece el nuevo ser dentro de mí, yo sabré la verdad, aun en medio de un mar de ilusiones. A pesar de la oscuridad interminable, todavía veré la luz. En la profundidad inescrutable – aun allá – para mí, permanecerá la vida. Porque el Niño alcanza más allá de este mundo, hasta el próximo, y yo estoy unido con él.

La historia del Nacimiento dice: Tú has sido colocado en esta tierra. Pasa a través de él, obedeciendo la voluntad de Dios. Sigue su dirección, y presta atención a cada señal suya. Él quien te mandó, está ahí. Él te guiará. Te acompañará con la cara de tu hermano. Te guardará de caer. Te indicará tu camino. Te recibirá al final. Aun entonces él permanecerá contigo. Siempre.

Reflexiona ahora sobre el camino que Jesús anduvo en esta tierra, empezando en Belén. Es tu camino. Síguelo, y únete a la voluntad de Dios como él te la ha mostrado. Y vive en paz.

Traducido de Jörg Zink, Türen zum Fest. Verlag am Eschbach, 2010. Usado con permiso.

Vitrales por Valentin Feuerstein, 1917 – 1999. Copyright 2010 Verlag am Eschbach. Usados con permiso.

Parte I

Parte II

Parte III

stylized painting of Marys hands holding Jesus
¿Tiene usted algún comentario? Únase a la conversación. 0 Comentarios
0 Comentarios