Plough Logo

Shopping Cart

  Ver carrito

Subtotal:

Caja
Morning over the bay

Enviado de Dios para el mundo

por Carlos Gonzalez

0 Comentarios
0 Comentarios
0 Comentarios
    Enviar

El jueves, fue arrestado y llevado a juicio ante sumos sacerdotes, ancianos y maestros de la ley judía, quienes lo condenaron a muerte, escupieron y golpearon. El viernes, fue llevado con el representante del imperio romano, aparentó dudar la condena permitiendo su ejecución, fue torturado y crucificado, murió ese mismo día por la tarde. Sábado de Gloria y Domingo de Pascua.

La Pascua ha sido por miles de años la fiesta judía más importante. Pascua viene de la palabra hebrea Pésaj, que se refiere, al pasaje Bíblico en donde Dios a través de Moisés, abrió el mar para librar a los israelitas de su esclavitud en Egipto.

La historia de la Cruz, sucede justo en la Pascua, convirtiéndose en el misterio de la resurrección, acontecimiento, que provoco la transformación total de la humanidad. Es el único misterio solemne y de júbilo que se recuerda cada año con el calendario astronómico, como era en la antigüedad. La semana de la Crucifixión, fue la primera luna llena después de lo que hoy llamamos equinoccio de primavera (Marzo 20, hemisferio norte). Por eso la Pascua se conmemora en fecha diferente cada año.

El misterio de la Cruz, por ser un misterio, es inabordable. No existe fundamento o razón que podamos entender. Se trata de un acto de fe y cuando hay fe, existe certeza y al final, triunfa la verdad. Si no hay fe, nada existe. La fe, no depende de la inteligencia o de tener buena salud y tampoco es una habilidad. La fe, así como el amor, la paz, el arrepentimiento y el perdón son un regalo de Dios, que todos podemos alcanzar. El secreto es la disciplina de trabajar y buscar día y noche como la mujer que perdió su moneda en la parábola del evangelio, que cuando la encuentra se llena de alegría. La oración es fundamental, porque al que toca la puerta se le abre y al que pide recibe.

La Navidad, historia maravillosa acompañada de una Estrella, ángeles del cielo, pastores y los reyes magos, surge de la disciplina y oración, de quienes por su fe dieron nacimiento al Niño, en un portal de Belén. Creció en Nazaret y comenzó su ministerio al comienzo de sus años 30, promoviendo arrepentimiento para alcanzar el reino de Dios. Fue un hombre de presencia admirable quien trató con amor e igualdad a niños, mujeres, enfermos y todo ser humano que cruza por su camino. Mediante sus actos y anunciando la buena noticia del reino de Dios en pueblos y aldeas de Palestina se opuso al legalismo político religioso judío, promoviendo un orden moral espiritual. Por esta causa envió primero a los doce discípulos y después envió a otros 72. Cien personas aproximadamente, hombres y mujeres de diferentes orígenes, clases sociales, y creencias, lo siguieron y formaron una comunidad, ayudándose unos a otros.

Después de crucificado, a la hora de su muerte, hubo entre sus seguidores momentos de mucha duda y división. Sin embargo, por haberse aparecido varias veces entre ellos, se evidenció que había resucitado y en el último encuentro con los once discípulos, según los cuatro Evangelios, les encargó: Ir a las gentes de todas las naciones.

La acción de los Apóstoles inició en Jerusalén y el día de Pentecostés surgió un entusiasmante descubrimiento de fraternidad entre todas las razas y culturas y así comenzó la expansión de la nueva fe, que llegó a muchos lugares de nuestro planeta a través de Roma, centro del antiguo universo pagano. Esta es la historia y acción del Espíritu de Dios que rompe con todas las barreas que los humanos levantamos continuamente entre nosotros. En la actualidad el cristianismo sigue creciendo y se diversifica, cumpliéndose así la universalidad del reino de Dios encargado a los once discípulos. Así mismo, en países ricos y muchos lugares, en donde la fe cristiana ocupó un lugar importante en su historia y desarrollo, hoy está en decadencia, pero esto no es ninguna sorpresa, el Evangelio dice: Que no se puede amar a Dios y al dinero al mismo tiempo, y también dice: que la buena noticia del reino de Dios, es buena noticia para los pobres. Por eso, el cristianismo sigue creciendo en varios lugares de Asia, África y Latinoamérica, dando testimonios concretos de paz, justicia y amor, en medio de violencia, corrupción y desesperanza.

Dios nos habla en los Evangelios de forma sencilla y básica. Llevarlo a la práctica son una fuerza de liberación personal y social y el único camino sin violencia, para acabar con la miseria y la opresión. Aun hoy en un mundo lleno de desigualdad, violencia, desastres, tecnología, contaminación, etc. Dios nos pide creer y cambiar, porque el aspecto humano con sus debilidades, siempre estará presente. Por ello, la Iglesia siempre ha sido y será luz para el humano, porque juntos podemos lograr arrepentimiento y resurgir a la vida para construir un mundo nuevo. No es verdad que hay una Iglesia verdadera y otras que no lo son. Creer que Dios está en Jesucristo implica necesariamente tener fe en la resurrección, fe en los evangelios, y fe de que el Espíritu de Dios nos acompaña en nuestro trabajo, búsqueda y oración haciendo de la Pascua, luz de esperanza para el mundo.

white dove
0 Comentarios