Plough Logo

Shopping Cart

  Ver carrito

Subtotal:

Caja
Tropical Sunset

Aprende a amar

por Johann Heinrich Arnold

Otros idiomas: English

2 Comentarios
2 Comentarios
2 Comentarios
    Enviar
  • Angel Ruiz Duarte

    Muy interesante y constructivo que sirve para muchos matrimonios que cada vez esta en decadencia y debemos ser como Cristo que nunca tiro la toalla sini que la cogio para servir.

  • angela calderón v.

    i estoy deacuerdo porque el amar a esa persona que eleguimos debe de ser serio y no tomarlo a la ligera com lo hacen algunos que se casan para luego divorciarse el estar con esa persona elegida debe de ser para toda la vida hasta mas alla de la muerte , para mi eso es el amor verdadero un amor incondicional ,para mi la palabra AMAR es más que una simple palabra asi como lo que siento por byj.

Jesús nos enseña que el amor significa dar la vida por los demás en vez de quitarle la vida a alguien, y ser el último y más humilde en lugar del más poderoso. El amor nos hace libres. El individuo que quiere dominar y controlar a otros tiene el alma atormentada. En cambio, aquel corazón que arde con amor tiene alegría en el alma. Nosotros deseamos que en la vida de nuestras parejas domine el amor y que el servicio del uno al otro esté por encima del servicio a sí mismo. Pero aún más importante, deseamos que se dediquen a la gran causa de Dios y que su amor a él esté sobre todo —hasta sobre su propio matrimonio.

Extracto de una carta: Es natural sentirse atraído al sexo opuesto, pero estos sentimientos no son fundamento adecuado para un casamiento y la formación de una familia. Es muy natural, que cuando un hombre ama a una mujer, quiere saber si ella es “la correcta.” Hay una sola respuesta a esta pregunta: los dos deben creer que al entrar en una relación matrimonial se acercarán más a Jesús.

Me puedo imaginar –de hecho, lo sé con seguridad– que el cónyuge correcto no es el más atractivo eróticamente, sino aquel cuya compañía llevará a los dos esposos hacia Jesús. Si el matrimonio se basa solamente en la atracción física, fácilmente se vendrá abajo.

Extracto de una carta: Si piensas en la unión de otra alma a la tuya por el matrimonio, aprende a amar, aprende a ser franco y abierto, y aprende a considerar primero a la otra persona.

Jesús toma tan en serio la unión matrimonial, que él llama "adulterio en el corazón" (Mateo 5,28) aun una mirada con deseo. Él habla tan clara y firmemente porque quiere proteger el maravilloso y sagrado don de la unidad entre dos personas.

En un verdadero matrimonio, primero que nada, el hombre y la mujer se unen en espíritu. Esto quiere decir que son uno en la fe, uno en su experiencia de Dios y unidos en la pureza de la iglesia.

En segundo lugar, el matrimonio significa que un hombre y una mujer son un alma... Hay un amor especial entre estos dos, y una alegría única cuando están cerca uno del otro. Porque se aman tanto, únicamente ellos dos, son fieles el uno al otro y mantienen pura su relación.

En tercer lugar, el matrimonio significa que una pareja se vuelve una sola carne a través de la unión física... Dios bendice a cualquier pareja –sean jóvenes o viejos– que encuentren la unidad en el orden correcto: primero la unidad del espíritu, luego la unidad de corazón y alma, y sólo entonces la unión física.

En su sentido más profundo, el matrimonio conlleva a vida comunitaria. Dios dijo: "No es bueno que el hombre esté solo" (Génesis 2,18). De un solo ser él creó dos —hombre y mujer— y estos dos se vuelven uno de nuevo en el matrimonio.

Un matrimonio durará solamente si ambos esposos son de corazón humilde y abierto. Los celos y el egocentrismo intentarán entrar en su relación y separarlos, pero el amor vencerá porque “no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad" (1 Corintios 13,4—6). Además, esto quiere decir que el amor perdona. Cuando están casados, van a descubrir día con día que el otro no es perfecto. Pero si se perdonan uno al otro, cada día será un renacer y llevará nueva alegría. El amor “Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta" (1 Corintios 13,7). Con el amor, no hay nada que no se pueda aguantar. Aunque su matrimonio se enfrente con una situación difícil, el amor los mantendrá firmes con esperanza y fe, porque el amor lo soporta todo.

Nuestro anhelo principal es seguir a Jesús, cueste lo que cueste. Si Dios nos da un esposo, esta bendición debe redoblar nuestra dedicación a Jesús y no dejarla flaquear. El matrimonio debe llevarnos hacia Jesús.

Pedimos que aquellos que llegan al matrimonio —pase lo que pase— no permitan que nada los separe del amor de Dios, porque su amor siempre está para animar a ambos y mantenerlos unidos a través de la necesidad y sufrimiento, así como en tiempo de alegría.

El vínculo matrimonial es una promesa de permanecer fieles, contra viento y marea, en días buenos y malos, y depender completamente y para toda la vida del amor de Dios.

Citas bíblicas de la Nueva Versión Internacional.

Extractos de Discipleship, (‘Discipulado’), disponible gratis en inglés, francés y ruso en formato de e-libro. 

apple blossom
2 Comentarios