Plough Logo

Shopping Cart

  Ver carrito

Subtotal:

Caja
Child running toward her mother

Maternidad espiritual

El llamado de cada mujer

por Alice von Hildebrand

Otros idiomas: English

1 Comentarios
1 Comentarios
1 Comentarios
    Enviar
  • Carmen Nuñez

    Estimada Dra. Alice von Hildebrand: Agradezco profundamente su articulo: Maternidad espiritual El llamado de cada mujer. He estado desde hace tiempo tras este tema. La animo a seguir y relacionarlo con la Oracion a ejemplo de Santa Monica Reciba un saludo en Cristo, de una abuela retirada.

Yo nunca tuve el privilegio increíble de tener mis propios hijos, sin embargo me bombardearon con tarjetas y mensajes para el Día de la Madre el año pasado. Si no tienes hijos, por el amor de Dios no creas que tienes que renunciar a la maternidad.

La maternidad no solo es la maternidad biológica; es la maternidad espiritual. Hay centenares de personas en todas partes que buscan urgentemente a una madre. Unas personas se me han acercado para contarme de sus problemas. Las escucho, las amo, y digo muy poco. Pero saben que me importan a mí. En este sentido, me he convertido en su madre.

Por eso, no es cuestión de tener hijos biológicos o legalmente adoptados, o estar sin hijos. ¡No! Una madre es la esencia de la feminidad. ¡Necesitamos ser madres! Es interesante que a veces hasta las muchachitas entienden eso por la manera en que ayudan a su hermanita o hermanito. Yo rechazo totalmente la idea de que no eres madre a menos que tengas tus propios hijos.

El año pasado, estaba muy ocupada respondiendo a todos los mensajes de buenos deseos para el Día de la Madre. Tu vocación es igual. Si estás casada, excelente. Y si no estás casada pero Dios te envía el hombre correcto algún día, acéptalo con gratitud y alegría. Sin embargo, tu maternidad debería empezar mucho antes. Pide a Dios que él te mande hijos espirituales.

La maternidad espiritual es mucho más importante que la maternidad biológica. Hay una abundancia de mujeres que son madres biológicas y sin embargo no son madres verdaderas. Algunas consideran a su hijo una molestia y un accidente, diciendo, “no lo quiero”. Por ejemplo las mujeres que abortan para la conveniencia. Dios les ofrece un regalo maravilloso pero dicen, “No, no lo quiero; me va a incomodar”.

Desde ahora en adelante tu oración diaria debe ser, “Dios, mándame hijos espirituales y nunca rechazaré a ninguno. Cuántos más, mejor.” Es así de sencillo. Ora por el regalo de hijos espirituales. Puede ser que en tu bonito deseo de ser una madre biológica, hayas pasado por alto las instancias cuando te podrías haber convertido en una madre espiritual. Muchos de mis estudiantes se hicieron mis hijos espirituales, aunque ya eran adultos jóvenes.

Estás llamada a la maternidad ahora mismo. No la semana que viene, ni el mes que viene. Estoy absolutamente convencida de que Dios ha colocado personas en tu camino y que te ha llamado a la maternidad. Tu tarea es amar a los débiles, los tristes, los indefensos y los no amados. A veces puedes hacer esto simplemente con decir una sola palabra. En otros momentos, solo tendrás que escuchar. Hay sufrimiento en cada vida; la mayoría lo esconde. Cuando ellos se sienten amados, se abrirán y te hablarán de su sufrimiento. Entonces descubrirás que por llevar el sufrimiento de otros, el tuyo se hará más ligero.


La Dra Alice von Hildebrand es filósofa y teóloga católica, y viuda del filósofo Dietrich von Hildebrand. Enseñó filosofía en Hunter College y es autora de varios libros. Este artículo se basa en una entrevista por Vivian Warren, Shannon McPherson y Erna Albertz.

Detail from Giovanni Giacometti’s painting, Under the elder tree, depicting a woman surrounded by children. Giovanni Giacometti, Bajo el saúco (detalle)
¿Tiene usted algún comentario? Únase a la conversación. 1 Comentarios
Contribuido por Alice von Hildebrand in 2012 Alice von Hildebrand

Extractos de entrevistas con la Dra. Alice von Hildebrand, filósofa y teóloga católica sobre temas que van desde la feminidad, el matrimonio, el celibato, al destino eterno del alma humana.

Aprender más
1 Comentarios