yellow fall leaves

No nos ha tratado como merece nuestra maldad, Ni nos ha castigado como merecen nuestros pecados. Tan alta como los cielos sobre la tierra, es su misericordia con los que le honran. Tan lejos como está el oriente del occidente, alejó de nosotros nuestras rebeliones. – Sal 103:10-12

Señor, Dios nuestro, elevamos nuestros corazones a ti, porque tú has dado grandes promesas a aquellos quienes te temen. Que tu Palabra nos fortalezca en la fe, la paciencia y la esperanza. Permanece con todos los que te invocan pidiendo ayuda en nuestro tiempo. Porque estos tiempos deben trabajar para nuestro bien, ya que a pesar del pecado, la muerte y la maldad podemos encontrar alegría en lo que tú estás haciendo. Te llamamos a ti, oh Señor, Dios nuestro. Permite que tu poder sea revelado, que algo pueda verse además de los logros y el esfuerzo humano. Que tus obras sean visibles para muchos, en todas las naciones de la tierra. Oh Señor y Dios nuestro, que tu nombre sea honrado, que venga tu reino y que se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo. Amén.