wheat stalk

Las doce puertas eran doce perlas, es decir, que cada una de las puertas era una perla, y la calle de la ciudad era de oro puro y transparente como el vidrio. No vi en ella ningún templo, porque su templo son el Señor y Dios Todopoderoso, y el Cordero. La ciudad no tiene necesidad de que el sol y la luna brillen en ella, porque la ilumina la gloria de Dios y el Cordero es su lumbrera. – Ap 21:21-23

Señor y Dios nuestro, te damos gracias por habernos dado tu futuro glorioso como el sostén para nuestras vidas. Te agradecemos porque con este fundamento podemos olvidar nuestros problemas actuales y creer que la fuerza del bien puede activarnos hoy para oponerse al pecado, a la muerte, y a todo lo malo. Libera nuestros corazones de todas las cargas, y concédenos tener valor para esperar pacientemente la gran ayuda que está por llegar. Concede que lo que está sucediendo en el mundo de hoy de alguna manera ayude a la solución de todos los problemas. Padre celestial, nosotros alabamos tu nombre. Te alabamos por lo bueno que haces cada día por nosotros y por la luz que esparcirás un día sobre todo en la tierra, para la gloria de tu nombre. Amén.