Honren al Señor todos en la tierra; ¡hónrenlo todos los habitantes del mundo! Pues él habló, y todo fue hecho; él ordenó, y todo quedó firme. El Señor hace fracasar por completo los proyectos de los pueblos paganos. Sal 33:8-10

Señor y Dios nuestro, juntos nos reunimos en tu presencia y pedirte que brille tu luz en nuestros corazones, para fortalecernos en momentos de necesidad y confusión. Que lleguemos a conocer que a través de toda tormenta y angustia en el mundo, tú eres maravilloso protegiendo y refugiando a quienes confían en ti. Danos cuenta del poder de tu reino, porque cuando todos los reinos del mundo se levanten en rebelión, tú estás con nosotros. Tú estás con quienes establecen su esperanza en tu reino y quienes aun en los días malos van esperanzados de que algo debe suceder por medio de tu gran y bendita dirección. Amén.