Así Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús. Fil 4:7

Señor Dios, danos tu Espíritu, para comprender tu paz. Al orar, ayúdanos a reconocer lo que debe venir únicamente de ti, porque tú eres santo y poderoso, y tu voluntad es paz en la tierra. Paz que va más allá de todo entendimiento, tuya es la paz en el cielo, en la tierra y bajo la tierra, paz que se opone a todo pecado y muerte, y elimina toda maldad que pueda ser nombrada. Te aguardamos, Oh Señor y Dios nuestro, tu nos escucharás. No importa cuánto dure la batalla, resistiremos firmes y con paciencia, porque somos tus hijos. Nunca perderemos la fe de que tu nombre será honrado y que todas las cosas entrarán en armonía con tu voluntad de paz en la tierra, tu paz. Amén.