“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.” Éste es el más importante y el primero de los mandamientos. Pero hay un segundo, parecido a éste; dice: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.” Mt 22:37-39

Señor y Dios nuestro, por medio de tu Espíritu ayúdanos a vivir con amor para ti. Ábrenos los ojos para ver tu bondad y verdad alrededor de nosotros tus hijos, aun en este mundo atribulado. Padre todopoderoso, a ti nos dirigimos. Protégenos en estos tiempos difíciles. Te suplicamos por nuestro país, encomendándolo a tu cuidado para que se despierte amor hacia ti. ¿A dónde más acudir salvo que sea contigo? ¿Dónde encontraremos ayuda fuera de Jesucristo, quien tú nos enviaste para obtener la victoria, someter y poner fin a todo mal en el cielo, en la tierra y bajo la tierra, y convertirse en el Señor, para la gloria de tu nombre? Amén.