Jesús lo oyó y les dijo: —Los que están buenos y sanos no necesitan médico, sino los enfermos. Vayan y aprendan el significado de estas palabras: “Lo que quiero es que sean compasivos, y no que ofrezcan sacrificios.” Pues yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores. Mt 9:12-13

Querido Padre celestial, venimos a tu presencia como hijos pecadores, imperfectos, que hacen muchas tonterías y que están involucrados en mucho de lo que es maligno y corrupto. Venimos a ti, Padre, sabiendo que tu amor paternal está con nosotros para toda la eternidad. Ten misericordia de nosotros y líbranos de todo daño y perjuicio destinados a sufrir en nuestra vida terrenal. Que la gracia que tu reino trae a la tierra borre finalmente los pecados de todos los humanos, de modo que ellos se alegren como hijos tuyos porque tú los has ayudado. Que tu nombre sea alabado entre todos los humanos. Amén.