Escucharé lo que el Señor va a decir; pues va a hablar de paz a su pueblo, a los que le son fieles, para que no vuelvan a hacer locuras. En verdad, Dios está muy cerca, para salvar a los que le honran; su gloria vivirá en nuestra tierra. Sal 85:8-9

Señor, Dios nuestro, tú eres ayuda, consuelo y vida para nosotros en todo lo que tenemos que soportar. Nos reunimos ante ti como personas pobres y débiles, pero tú nos puedes enaltecer y dar nueva vida para evidenciar que tu voluntad y justicia que traes a la tierra son el sostén de nuestras vidas. Que seamos uno en espíritu a través de todo lo que experimentan nuestros corazones, para la gloria de tu nombre. Que el agradecimiento y alabanzas de muchas personas resuenen en todo el mundo porque tú eres la ayuda y liberación de todo mal. Amén.