Perdónanos el mal que hemos hecho, así como nosotros hemos perdonado a los que nos han hecho mal. Mt 6:12

Señor, Dios nuestro, te damos gracias por la luz maravillosa que envías a todo el mundo para hacernos saber que tú perdonas y que no hay pecado que exceda tu perdón. Haz que los humanos imploren: "¡Oh Dios, Ten piedad de mí!" Dales el espíritu de oración en sus corazones para que clamen: "Padre, perdona nuestros pecados". Envía tu Espíritu Santo, Espíritu de verdad y humildad, y perdona sus pecados. Cuando un alma está suspirando, siempre que alguien te está llamado, escúchalo. Que nuestras oraciones lleguen ante ti. Escucha y respóndenos. Tenemos tanto en nuestros corazones que no podemos expresarlo correctamente. Oramos también por los demás. Padre, perdónalos. Elimina todo obstáculo para que tu juicio pueda tener misericordia hacia quienes tú perdonas. Permanece con nosotros. Que seamos una Iglesia comunidad de Cristo Jesús, purificada con su sangre, con la fuerza para hacer frente a todo arranque de furia en el mundo y todavía perdonar. Que nuestra oración siga siendo, “Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”. Amén.