Pero nosotros esperamos el cielo nuevo y la tierra nueva que Dios ha prometido, en los cuales todo será justo y bueno. 2 Pedro 3:13

Señor, Dios nuestro y Padre querido, que reunidos estemos en tu luz. Por medio de tu Espíritu fortalece nuestros corazones para aferrarnos a ti, porque tú eres nuestra continua ayuda, nuestro consejo y nuestro consuelo durante toda nuestra vida y toda la eternidad. Envíanos a Cristo Jesús, el Salvador del mundo, y concede a los humanos una y otra vez poder encontrar vida nueva por medio de él. Haz que los hombres estén atentos a él, quien ha resucitado de entre los muertos y quien ha de venir a concluir la obra que él inició con su vida aquí en la tierra. Oh Señor Dios, recordamos tu promesa y permanecemos contigo. Nosotros tenemos poca fuerza, y así como somos por medio nuestro, tú no puedes lograr nada. Tú promesa se puede cumplir únicamente por medio de Cristo Jesús, a quien tú enviarás para concluir tu obra con su llegada final. Amén.