Ustedes, por el contrario, se han acercado al monte Sión, y a la ciudad del Dios viviente, la Jerusalén celestial, y a muchos miles de ángeles reunidos para alabar a Dios, y a la comunidad de los primeros hijos de Dios inscritos en el cielo. Se han acercado a Dios, el Juez de todos, a los espíritus de los hombres buenos que Dios ha hecho perfectos, a Jesús, mediador de una nueva alianza. Heb 12:22-24a

Señor, Dios nuestro, te damos gracias por habernos redimido y poder sentirnos unidos con tus benditos seres, quienes están reunidos en torno a Cristo Jesús en el cielo y en la tierra, pueblo que crece año con año en número y fuerza. Te damos gracias porque nosotros también formamos parte, y te pedimos que nuestros corazones sean conscientes de esta unidad para conseguir felicidad, encontrar mayor liberación como pueblo redimido, lleno de alabanza y agradecimiento, lleno de certeza y júbilo. Concédenos esto, porque nosotros somos tu pueblo, nacido de tu poder Salvador y reunido para bien de tu reino. Guarda tus dones y poderes en nosotros. Continúa tu redención en el mundo entero hasta inundar todo nuestro ser con alegría y nosotros poder alabarte a ti por la vida que ya nos has dado aquí en la tierra. Amén.