No crean ustedes que yo he venido a suprimir la ley o los profetas; no he venido a ponerles fin, sino a darles su pleno valor… Porque les digo a ustedes que, si no superan a los maestros de la ley y a los fariseos en hacer lo que es justo ante Dios, nunca entrarán en el reino de los cielos. Mt 5:17, 20

Señor Dios, danos un corazón nuevo, enséñanos un nuevo camino en la tierra, para que por medio de tus mandamientos todos los humanos actúen conforme a tu Palabra y lleguen a ser uno. Sólo tú puedes hacer esto, obrando por medio de tu prometido Espíritu Santo, y tú lo harás para que la tierra se convierta en paraíso, un reino celestial agradándote a ti. Haz que tus palabras se graven en nuestros corazones y ayúdanos a cumplir tus mandamientos en todos nuestros contactos de cada día. Porque tus mandamientos son para que nosotros humanos insensatos, necios y pecadores los llevemos acabo para llegar a ser perfectos, para que nuestros pecados sean perdonados y todo llegue a ser justo y bueno en tu sentir. Permanece con nosotros, Señor Dios y Padre nuestro. Ayúdanos en todo. Que algo nuevo y agradable llegue pronto en nuestro tiempo. Grava tus mandamientos en el corazón de los humanos, que la paz sea restablecida para la gloria de tu nombre. Amén.