Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas; pero el que trabaja solamente por la paga, cuando ve venir al lobo deja las ovejas y huye, porque no es el pastor y porque las ovejas no son suyas. Y el lobo ataca a las ovejas y las dispersa en todas direcciones. Jn 10:11-12

Señor, Dios nuestro, te damos gracias por dirigirnos con tu mando pastoral, y así una y otra vez nosotros poder ser renovados y deleitarnos con lo que tú estás haciendo por nosotros. Te damos gracias porque podemos tener fe alegre y entusiasta, incluso cuando llegan las penas, mirando una y otra vez a todo lo bueno que tú nos das. Estamos muy agradecidos y siempre queremos estar agradecidos. Te pedimos, protege nuestro país y sé el Señor poderoso de las naciones. Muestra tu soberanía custodiando del rebaño cerca de ti, derramando tu gracia para dar vida a quienes se están muriendo y resurrección a quienes ya han muerto. Oh Señor Dios, escúchanos y bendícenos. Que se haga tu voluntad en la tierra y en el cielo, para que irrumpa tu reino y todo sea justo, de acuerdo a tu gran propósito. Amén.