lilac petals

Y oí una fuerte voz que venía del trono, y que decía: «Aquí está el lugar donde Dios vive con los hombres. Vivirá con ellos, y ellos serán sus pueblos, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Secará todas las lágrimas de ellos, y ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento, ni dolor; porque todo lo que antes existía ha dejado de existir.» Apocalipsis 21:3–4

Señor y Dios nuestro, nosotros te miramos a ti y a Cristo Jesús, nuestro Salvador. Te pedimos renovar continuamente tu gracia y poder en nuestras vidas, para que tengamos luz aun en tiempos oscuros y de angustia, y que por medio del Salvador podamos vencer todo mal mientras esperamos fielmente tu reino. Ayúdanos a estar dispuestos a hacer cualquier cosa por ti; a servirte en cuerpo, en alma y en todo lo que tenemos y somos. Que pertenezcamos a la multitud que sale al encuentro contigo; personas quienes esperan tu reino venidero, el cual traerá consuelo al mundo y toda persona que ahora sufre y llora. Oh Señor Dios nuestro, ten piedad de nuestra época y nuestro mundo. Concede que pronto veamos con gracias y alegría, las señales de que están cumpliendo tus promesas. Amén.