daisy and fern

¡Ojalá que del monte Sión venga la salvación de Israel! Cuando el Señor haga cambiar la suerte de su pueblo, se alegrarán los descendientes de Jacob, todo el pueblo de Israel. Salmos 14:7

Dios nuestro Señor, padre nuestro que estás en los cielos, bendícenos a todos los que unidos estamos en la esperanza de ti y en la expectación de tu ayuda en esta tierra, donde la gente vive de tantas maneras tontas. Bendice tu Palabra dentro de nosotros. Danos tu Espíritu Santo para recobrar la vida y alegría en nuestro corazón, aun en medio de pena y angustia. Concede esto no solamente en la aflicción de todo el mundo, sino también en nuestras vidas mientras estemos aquí en la tierra. Que sean evidentes las señales de tu ayuda en todas partes, y que nos den fuerzas fiables. Tú nos ayudas en todas las circunstancias de cada día y cada año, y siempre eres nuevo. Por esto te damos gracias y alabamos tu nombre. Amén.