0306

Den al Señor, familias de los pueblos, den al Señor el poder y la gloria; den al Señor la honra que merece; entren a sus atrios con ofrendas, adoren al Señor en su hermoso santuario. ¡Que todo el mundo tiemble delante de él! Sal 96:7-9

Señor, Dios nuestro, tú eres nuestra ayuda y nuestro consuelo. Pensamos en ti y en tus promesas. Concédenos permanecer llenos de valor, aun en nuestras preocupaciones personales, para no quejarnos como niños llorones sino esperar con alegría tu gran victoria aquí en la tierra. Que nos convirtamos en tu pueblo. Concede tu Espíritu a la gente, no solamente a unos pocos sino a muchos. Señor, Dios nuestro, pedimos que tu voluntad se haga en todas las naciones, en la tierra y en el cielo. Amén.