purple flowers

Pues en él se cumplen todas las promesas de Dios. Por esto, cuando alabamos a Dios, decimos «Amén» por medio de Cristo Jesús. Y Dios es el que a nosotros y a ustedes nos ha afirmado al unirnos a Cristo, y nos ha consagrado. Nos ha marcado con su sello, y ha puesto en nuestro corazón el Espíritu Santo como garantía de lo que vamos a recibir. 2 Cor 1:20-22

Señor y Dios nuestro, tú que das grandes promesas a la humanidad y especialmente a tu pueblo; nos reunimos en tu presencia. Nos regocijamos ante ti, porque tu promesa es segura y tus obras serán reveladas para la gloria de tu nombre. Danos una fe constante en la gracia de Jesucristo. Concédenos fe para mantenernos firmes, y pese a toda maldad, creer que tú estás dominando y harás todo justo. Señor, Dios y Padre nuestro, a ti clamamos. Como berrea el ciervo sediento en busca de un río, así nuestras almas claman a ti en este tiempo: “Padre celestial, honrado sea tu nombre, que venga tu reino y que se haga tu voluntad en cielo y tierra”. Amén.