yellow crocuses

No es que el Señor se tarde en cumplir su promesa, como algunos suponen, sino que tiene paciencia con ustedes, pues no quiere que nadie muera, sino que todos se vuelvan a Dios. 2 Pe 3:9

Querido Padre celestial, gracias de todo corazón por habernos dado tu vivificante promesa. Gracias porque a través de tu promesa, una y otra vez nuestra fe puede recibir una visión más clara. Porque nos has prometido que al final, el gran día vendrá a conquistar el mundo entero y traerá salvación a todos los humanos, para gloria a ti, como el Padre de todas las naciones. Fortalece todo nuestro caminar, sobre todo cuando tenemos angustia y necesidad. Fortalece al enfermo y a quienes viven en tentación. Que ellos esperen expectantes el cumplimiento de tu promesa, para que vean llegar tu ayuda. Que tu nombre, Señor Dios, sea honrado entre nosotros. Que venga tu reino y que se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo. Amén.