violets

Aún no ha llegado el momento de que esta visión se cumpla; pero no dejará de cumplirse. Tú espera, aunque parezca tardar, pues llegará en el momento preciso. Hab 2:3

Amado Padre celestial, en silencio pedimos por tu Espíritu, muy especialmente por el tiempo de espera, cuando aún debemos continuar luchando y esperando para que tu luz entre en el corazón humano y brille donde hay tanta muerte. No debemos desesperarnos por nuestra vida interior, aun cuando la vida alrededor nuestro pareciese tragarnos con la furia de un torbellino inmenso. Ya que y pese a todo, tú nos guardarás. Oramos también para que nos cuides en momentos de tentación, estando siempre bajo tu cuidado. Protégenos para tener esperanza y alegría en ti, afirmando tu propósito para todos nosotros: vida verdadera; vida de lo alto y vida de resurrección. Amén.