0323

El Señor dice: “Vino el momento de mostrar mi bondad, y te respondí; llegó el día de la salvación, y te ayudé. Yo te protegí para establecer por ti mi alianza con el pueblo, para reconstruir el país, para hacer que tomen posesión de las tierras arrasadas”. Is 49:8

Señor, Dios nuestro, con tu Espíritu protégenos y fortalece nuestro corazón, en especial durante las muchas veces cuando tenemos que soportar sufrimiento. Ayudanos a ser firmes en la esperanza para experimentar uno y otro día la salvación. Protege todo nuestro andar. Acepta nuestra alabanza y agradecimiento, concede alegría en nuestro corazón por todo lo que has hecho por nosotros. Queremos discernir más y más tus caminos, para agradarte como tus servidores. Amén.